Encuesta: Ayuso se aleja de la mayoría absoluta pero podría gobernar con Vox

El PP se mantiene como el principal vencedor del 4-M con el 40,9% de los votos (56-60 diputados) pero necesitaría el apoyo de Vox (13-14) para gobernar

La candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acompañada por el presidente del PP nacional, Pablo Casado, durante el acto de inicio de campaña que los populares celebran hoy sábado en la Plaza Salvador Dalí. EFE/Zipi

Las encuestas cada vez acercan más a Isabel Díaz Ayuso a revalidar su puesto como presidenta de la Comunidad de Madrid, sin embargo su objetivo de alcanzar una mayoría absoluta en las elecciones anticipadas del 4 de mayo se antoja muy remoto. La líder de los populares ha perdido algo de fuerza con respecto a los sondeos de principios del mes de abril, pero su amplia ventaja sobre el bloque de la izquierda le permitiría seguir gobernando de la mano de Vox.

La presidenta en funciones madrileña sería la gran vencedora de los comicios con una estimación de voto del 40,9%, lo que se traduciría en una horquilla de entre 56 y 60 diputados en la Asamblea de Madrid, según la encuesta de Sigma Dos para El Mundo. Sus expectativas han caído 1,9 puntos con respecto al anterior sondeo del 4 de abril y le han dejado más lejos de la mayoría de la cámara autonómica, fijada en 69 escaños.

A pesar de haber perdido algo de fuelle, Ayuso continúa como la líder indiscutible de los sondeos. Si el resultado finalmente se cumpliese, el Partido Popular obtendría el doble de representación que en los comicios de 2019 y se garantizaría volver a dirigir el Ejecutivo. Esta vez, con un peso mayor que en la coalición con Ciudadanos de hace dos años.

Vox se aleja de la barrera del 5% para consolidarse con la llave de Gobierno

El ligero retroceso de los populares está directamente vinculado con el repunte que han protagonizado en el último sondeo el resto de fuerzas del espectro de la derecha. Vox ha crecido 1,9 puntos desde el 4 de abril hasta alcanzar una previsión de voto del 9,4%. El repunte le permite alejarse del fantasma del 5% que marca la entrada en la Asamblea de Madrid y consolidarse como el socio preferente de una hipotética coalición de derechas.

La formación de Rocío Monasterio alcanzaría una representación de entre 13 y 14 escaños en las elecciones, mejorando en hasta dos diputados su resultado de las últimas elecciones. Incluso en el peor de los escenarios, Vox y el Partido Popular alcanzarían la mayoría de 69 representantes para investir a Ayuso como presidenta. En el mejor, lograrían una fuerza de hasta 74.

La encuesta también ha dejado como protagonista a Ciudadanos que ha remontado el vuelo cuatro décimas hasta una estimación del voto del 4,5%. Los liberales están a medio punto de superar la barrera mínima que te permite la entrada en la Asamblea de Madrid.

La remontada hace soñar a Edmundo Bal con un giro de guion en el día de las elecciones. Si finalmente lograsen representación, se mantendrían en la política madrileña con un mínimo de 7 diputados, lo que cambiaría por completo el escenario postelectoral. Eso sí, sigue seguiría siendo un fuerte batacazo con respecto a los 26 escaños que actualmente disponen en el parlamento autonómico.

El pinchazo del PSOE reduce las opciones de la izquierda

Buena parte de la ventaja que ha logrado la derecha en los sondeos se debe al pinchazo que ha protagonizado el Partido Socialista, que era la gran esperanza para derrocar a Isabel Díaz Ayuso. Ángel Gabilondo ha perdido 6,4 puntos en el último mes hasta situarse en una estimación de voto del 21,1%.

El sondeo de Sigma Dos les otorga una horquilla de entre 29 y 31 escaños. Es casi la mitad de la representación que lograría el Partido Popular y hasta ocho diputados menos del resultado de las elecciones de 2019, cuando se convirtieron en la primera formación de la Comunidad de Madrid, aunque no les sirvió para gobernar.

Más Madrid es la formación que más se ha beneficiado de la pérdida de fuerza de la candidatura socialista. La formación de Mónica García continúa creciendo hasta una estimación de voto del 14,9%. Es 1,6 puntos más que en la anterior encuesta, lo que le sitúa como la tercera fuerza de la cámara. Obtendría entre 20 y 22 escaños en la Asamblea. Un resultado incluso mejor que el de 2019.

El efecto Iglesias se frena en los sondeos

El que no ha podido aprovechar esta tendencia a la baja del Partido Socialista es Unidas Podemos, que apenas se mueve en los sondeos. La formación de Pablo Iglesias alcanzaría un porcentaje del 8,1% de las papeletas, una décima más que en la encuesta de principios de abril. Este resultado se traduciría en una fuerza de entre 11 y 12 escaños. Son hasta cinco más que hace dos años, pero le sitúa como la última fuerza del Parlamento autonómico.

En el mejor de los escenarios, la suma de todos los partidos de izquierdas apenas permitiría obtener una representación de 65 escaños, lo que les deja a cuatro de la mayoría absoluta. Mientras que en el peor de los casos, sería de 60. El reto para lograr revertir esta diferencia pasa por movilizar a su electorado.