ERC y la CUP encarrilan su alianza tras el vacío del Govern al Rey en Martorell

Los republicanos ponen en relieve la "confianza mutua" entre ambos mientras la CUP enfría el acuerdo hasta la composición de la mesa del Parlament

Pere Aragonès celebra el resultado electoral de ERC junto a Oriol Junqueras

Las negociaciones entre la CUP y ERC van a buen puerto. Los republicanos y los antisistema celebran el “buen clima de trabajo” y la “confianza mutua”, y han “activado los grupos de trabajo conjuntos” para perfilar el acuerdo. El anuncio se produce pocas horas después de la visita de Felipe VI a la planta de Seat, sin ningún miembro del Govern presente.

“La confianza mutua establecida desde la celebración de las elecciones ha garantizado el buen clima de trabajo entre las dos fuerzas, que se han emplazado a una nueva reunión la semana que viene con la certidumbre de concretar los acuerdos substanciales a favor de la mayoría social del país”, ha explicado ERC en un comunicado.

Los grupos de trabajo tienen la tarea de “desarrollar el detalle de la apuesta compartida tanto en la salida social de la crisis como de la agenda nacional”. Las dos formaciones independentistas, con estrategias divergentes durante la pasada legislatura, buscan reconciliarse tras la apuesta por el diálogo de ERC y la unilateralidad de la CUP.

La CUP insiste en presidir el Parlament

La CUP no ceja en su empeño de hacerse con el control de la Cámara catalana. “Estamos dispuestos a asumir la presidencia del Parlament”, ha remarcado Eulalia Reugant en una intervención. Los antisistema han reconocido buena sintonía con los dos grandes partidos secesionistas, aunque la decisión se tomará “poco a poco”.

Los anticapitalistas han querido rebajar su grado de compromiso con ERC, y aunque reconocen sintonías han enfriado la posibilidad de cerrar un acuerdo definitivo –que incluya Parlament y Govern– antes del próximo viernes, fecha en la que se constituirá la nueva Cámara catalana surgida de las elecciones del 14-F.

La visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del Rey Felipe VI prometían un anuncio revelador para la economía catalana: la construcción de la primera planta de baterías en España impulsada por Seat. La sede de esta instalación está cerca del centro de la filial de Volkswagen en Martorell y se establecerá un consorcio público-privado para gestionarlo.

Buena sintonía tras el boicot a Sánchez en Martorell

La buena sintonía entre ambos se ha constatado tras el vacío de ERC y JxCat al esperado anuncio de Seat en Martorell. El vicepresidente con funciones de presidente y consejero de Economía, Pere Aragonès, se ha ausentado. También lo ha hecho su número dos, pese a que se especuló con que iría en representación del Govern.

La visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del Rey Felipe VI prometían un anuncio revelador para la economía catalana: la construcción de la primera planta de baterías en España impulsada por Seat. La sede de esta instalación está cerca del centro de la filial de Volkswagen en Martorell y se establecerá un consorcio público-privado para gestionarlo.

“El consorcio tiene como objetivo la transición hacia el coche eléctrico y conectado. Va a permitir desarrollar un conjunto de actuaciones que garantizarán que existan en España las infraestructuras y mecanismos suficientes para producir de manera competitiva un vehículo eléctrico conectado”, prometió la ministra de Industria, Reyes Maroto.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre las elecciones catalanas.