España, primer día bajo el nuevo estado de alarma

Los españoles recuperan su rutina tras la primera noche en la que se ha aplicado el toque de queda en todo el país

Tras una inusual noche de toque de queda, los españoles inician el primer día del que previsiblemente será un largo periplo bajo el paraguas de un nuevo estado de alarma. El Gobierno de Pedro Sánchez ha dado luz verde a esta herramienta jurídica para garantizar la aplicación de las restricciones del coronavirus. Un escenario inédito en la democracia española que puede prorrogarse hasta el próximo 9 de mayo.

La decisión del Gobierno ha desencadenado un confinamiento nocturno que estará vigente entre las once de la noche y las seis de la mañana, cuando los ciudadanos no podrán abandonar sus hogares. El estado de alarma reforzará el poder de las autonomías que podrán aplicar desde ahora confinamientos en ciudades y provincias sin temer un contragolpe de la Justicia.

Es una nueva forma de vida que se ha visto reflejada en los más de mil agentes de los Mossos d’Esquadra que se han desplegado esta madrugada por Cataluña para informar sobre las nuevas medidas de prevención en una primera jornada en la que todavía no han llevado a cabo sanciones por los incumplimientos.

El estado de alarma abre la puerta a la posible llegada de nuevas restricciones en algunos de  los territorios más afectados por la pandemia de la Covid-19. Comunidades como Navarra, Aragón, La Rioja o Castilla y León dispondrán de mayor respaldo jurídico para frenar una oleada de casos que ya supera en todas ellas el umbral de los 500 contagios por cada 100.000 habitantes. 

Quedará por ver cómo gestionarán cada uno de los gobiernos autonómicos el poder que les ha otorgado el real decreto y si se establece un nuevo mapa de restricciones de movilidad que impida de forma generalizada el tráfico de los ciudadanos entre unas regiones y otras.

Pedro Sánchez busca apoyos parlamentarios para prorrogar el estado de alarma

Para que la norma se mantenga hasta mediados de mayo, el Gobierno de Pedro Sánchez tendrá que lograr antes el suficiente apoyo parlamentario. Transcurridos los primeros 15 días, el estado de alarma debe ser ratificado por el Congreso de los Diputados. Una realidad que ya vivimos hasta en seis ocasiones durante la primera oleada de contagios, en los meses de marzo, abril y mayo.

El presidente ha tendido la mano a todas las formaciones del espectro político para que apoyen la medida y ha lanzado un mensaje directo al Partido Popular. La formación de Pablo Casado deberá decidir esta semana si ratifica la medida o si abre un nuevo escollo más, tras las fuertes disputas que ha provocado la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid.

La portavoz del Partido Socialista en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, ya se ha encargado de caldear el ambiente y lanzar las primeras advertencias a los populares. “Sería un error mantenerse en una posición de rechazo a un estado de alarma que se ha demostrado eficaz. Nos preocupa que varios representantes del PP hayan criticado el estado de alarma”, ha señalado.

El Gobierno tiene a priori el voto asegurado de los diez escaños de Ciudadanos. La formación liberal garantizó su apoyo al estado de alarma, incluso antes de que Pedro Sánchez compareciera ante los medios para anunciar la resolución del Consejo de Ministros. “España necesitaba desde hace mucho tiempo medidas contundentes y coordinadas para hacer frente a la segunda ola”, ha celebrado la líder de la formación naranja, Inés Arrimadas, en su cuenta de Twitter. 

Pedro Sánchez también ha tendido la mano a los líderes de las autonomías gobernadas por otros partidos políticos para secundar la herramienta jurídica en el Congreso. Un mensaje directo para el Partido Nacionalista Vasco (PNC) y para Esquerra Republicana (ERC). Sus diputados pueden representar un importante avance en la aritmética parlamentaria.

España prepara el estado de alarma para un duro invierno

Con estos mimbres, España se encadenará hacia los meses de invierno. Una época en la que los epidemiológicos ya advierten de que el país puede sufrir la tercera oleada de contagios, un fenómeno único en toda Europa. De ahí, que el Gobierno necesite más que nunca el apoyo de la oposición para mantener el estado de alarma hasta mayo.

“Los expertos estiman que es el tiempo que necesitamos para superar no solo la segunda oleada en la que estamos inmersos sino la época más dañina de la pandemia”, ha argumentado Pedro Sánchez.