Garamendi cree que podría retomarse la fusión de BBVA y Sabadell

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, asegura que "hay noviazgos que se retoman tiempo después", por lo que deja abierta la puerta a la fusión

La fusión fallida entre BBVA y Sabadell ha sorprendido al sector bancario a primera hora de este viernes. En un escueto comunicado remitido al regulador antes de las 7.00 horas de la mañana las entidades han revelado su rápido desenlace. Pero para el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, este puede que no sea el fin de esta unión.

“A veces estas cosas pasan, pero hay noviazgos que se retoman tiempo después”, ha asegurado Garamendi en declaraciones a TVE. “Nos ha sorprendido a todos -ha reconocido- estábamos entrando en la iglesia y nos hemos quedado compuestos y sin boda”.

El líder de la CEOE no ha querido comentar los motivos por los que ambas entidades han descartado su fusión. Sin embargo, ha dejado claro que los bancos tienen que velar por sus accionistas. “El problema aquí, por lo que he leído, tiene que ver con la ecuación de canje de la operación”, ha concluido.

BBVA y el Sabadell, noviazgo fugaz

El corto noviazgo ha tenido una duración de tan solo 11 días. Incluso algunas cuestiones como el reparto de puestos ya habían quedado claras: Carlos Torres seguiría como presidente y Josep Oliu sería vicepresidente. Pero la ecuación de canje y la prima que ofrecía BBVA por el Sabadell, la cuestión más importante, estaba todavía pendiente.

A los pocos días del anuncio del inicio de las conversaciones formales, el consejero delegado de BBVA, Onur Genç, ya echó agua al vino al asegurar que el Sabadell era solo una de las opciones que barajaba el banco de origen vasco.

Desde entonces, el hermetismo desde ambas entidades ha sido máximo, hasta el punto de que apenas se dio importancia a unos consejos de administración, los de este jueves, que se producían en plenas negociaciones.

Carlos Torres, presidente de BBVA.

Banc Sabadell, disconforme con el precio de la operación

Fuentes cercanas a las negociaciones han explicado a Economía Digital que lo que ha provocado la ruptura de las conversaciones ha sido la ecuación de canje. Sin concretar las cifras, han asegurado que el precio ofrecido por BBVA al Sabadell no ha convencido a Oliu y Guardiola.

Se esperaba que el banco ganador de la fusión ofreciera una prima a los accionistas de la entidad pequeña, pues estaba destinada a desaparecer, tanto su marca como parte de su estructura. Es la lógica que han seguido Caixabank y Bankia, por coger el ejemplo más reciente.

Pero esta prima no habría sido suficientemente atractiva para que los directivos del Sabadell considerasen que otorgaba al banco su valor real y que merecía la pena para los accionistas. Siempre repitieron, ambas entidades, que harían lo que generase más valor para sus accionistas.