Hartazgo con Almeida por la polémica remodelación de esta plaza madrileña

Tras la reapertura de la plaza, gran parte de los madrileños critican el estado del espacio

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. EFE/Ismael Herrero

Tenían que durar un año y alumbrar un espacio totalmente peatonal sin obstáculos. Ese era el objetivo de las obras que acometió en la céntrica Plaza del Sol de Madrid el consistorio de la ciudad liderado por José Luis Martínez-Almeida. Con tal de peatonalizar tanto la plaza como todas las calles que convergen de este espacio, el Ayuntamiento de Madrid destinó una inversión de 10,7 millones de euros.

En el marco del proyecto, el Ayuntamiento había previsto una remodelación completa de la superficie de la plaza, pero también la pavimentación con piezas de granito en diferentes formatos y tonalidades según su adecuación al lugar y a las diferentes formas de utilizar el espacio. Asimismo, quería colocar losas y adoquineson los espesores suficientes para minimizar su deterioro y rotura con el paso del tiempo.

Sin embargo, la reapertura del espacio con motivo de la llegada de la Navidad, ha puesto de manifiesto que el estado actual de la plaza dista mucho de las proyecciones consistoriales. Y es que, tal y como han criticado distintos usuarios a través de las redes sociales, el espacio se ha convertido en un lodazal.

El resultado de las obras: «Una chapuza»

«La Puerta del Sol, donde el PP de Madrid se gastó más de 10 millones de euros para hacer unas obras innecesarias y hacer una chapuza», ha recogido un usuario en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter acompañado por un vídeo en el cual aparece todo un seguido de transeúntes caminando por el suelo embarrado.

Otro usuario también ha cargado contra el consistorio por la gran cantidad de materiales de obras que han dejado en las inmediaciones de la Plaza del Sol. «La reapertura de la Puerta del Sol sin acabar es de vergüenza», ha dejado bien claro para después afear la actitud del consistorio respecto la evolución de la remodelación: «Por no hablar del almacén de materiales que han ideado en Pontejos mientras las obras no puedan continuar». Y ha criticado: «A 5 metros está la gente haciendo cola para ver el Belén de la CAM».

«Los bancos nuevos de la Puerta del Sol después de llover porque nadie ha pensado en colocarlos con vertiente para que escurra», ha lamentado otro usuario en la red social. En la publicación, se puede apreciar una imagen en la que aparecen varios charcos de agua acumulada tras la lluvia. Así, ha sentenciado: «Chapuzas de Martínez Asfalto Almeida».

«Si vais por la Puerta del Sol llevad botas de montaña», ha aconsejado un usuario para después ironizar: «No hay montaña pero baldosas tampoco».

Almeida se defiende

«De chapuza nada», ha atajado el primer edil en una entrevista en Telemadrid. A lo largo de su intervención, ha concretado que se comunicó antes de la llegada del Puente que «el 90% de la Puerta del Sol iba a estar pavimentada, y el 10% restante con mortero seco».

La reapertura del espacio, tal y como ha defendido, se ha llevado a cabo «por seguridad, por las aglomeraciones que hay», pero también «por los comerciantes». «Hace dos semanas ya dijimos lo que iba a pasar», ha trasladado Almeida, que ha reiterado el compromiso de que Sol acoja las campanadas esta Nochevieja.

«Las uvas se celebrarán con absoluta normalidad», ha asegurado. Y ha criticado: Los mismos que no apoyan la ampliación de escaparates son los mismos que no querían abrir la Puerta del Sol, que esté transitable aunque sea con mortero seco».

Lejos de contentar a los madrileños, estas explicaciones aún han causado más revuelo. «Hay que tener la cara de cemento para poner mortero en Puerta del Sol», ha afeado un usuario.