La investigación sobre la supuesta niñera de Iglesias y Montero supera el primer trámite

La Mesa del Congreso ha admitido a trámite la petición del PP de crear una comisión de investigación sobre si Montero utiliza a su jefa de gabinete adjunta como niñera con el fin de depurar responsabilidades políticas.

La Mesa del Congreso ha admitido a trámite este martes la petición del PP de crear una comisión de investigación sobre si la ministra de Igualdad, Irene Montero, utiliza a su jefa de gabinete adjunta como niñera con el fin de depurar responsabilidades políticas.

Fuentes del grupo parlamentario popular han señalado que la petición ha recibido el visto bueno de la Mesa del Congreso y ahora deberá ser debatida por la Junta de Portavoces el próximo 9 de marzo, previsiblemente.

La Junta de Portavoces analizará si esta propuesta de creación de comisión no permanente es llevada o no al Pleno del Congreso para ser debatida y votada. Los populares temen que el “rodillo parlamentario” de PSOE y de Podemos rechacen con su mayoría que la investigación se pueda llevar a cabo en la Cámara Baja.

Tal y como publicó Economía Digital, el Partido Popular propuso la creación de una comisión de investigación en el Congreso para dilucidar si Montero utiliza a la asesora de su Ministerio Teresa Arévalo como niñera y no ejecuta “las labores propias de su cargo”, ya que en ese caso podría producir una “presunta malversación de caudales públicos, en el tipo penal denominado malversación impropia”.

Desde el PP también advierten que podría “implicar responsabilidad por alcance ante el Tribunal de Cuentas por un mal uso de los fondos públicos”.

El PP registró esta propuesta después de que la ex responsable de Cumplimiento Normativo de Podemos, Mónica Carmona, remitiese un escrito al juez del caso Neurona, donde decía haber recibido una denuncia “interna confidencial” y afirmaba que Montero “utilizaba a una persona a sueldo del partido como cuidadora de sus hijos”.

Fuentes del PP verían mal que el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos aplicase “junto a sus socios” el “rodillo parlamentario” para este caso, como ya se opusieron a esclarecer en sede parlamentaria las supuestas irregularidades que denunció el ex abogado de Podemos, José Manuel Calvente, y que ahora están siendo juzgadas en los tribunales.

El PP considera que la Cámara Baja debe conocer el destino de los 51.946 euros que cobra al año la asesora de Irene Montero, y piden que la comisión conozca en qué materias concretas está asesorando Arévalo.