La supuesta niñera de Iglesias destapa el malestar de los funcionarios con Podemos

La "jefa de gabinete" de Montero estaría cobrando 51.946 euros del Ministerio de Igualdad. "Un dedazo de suerte", según varios funcionarios que piden modificar el criterio de libre designación para evitar estos casos.

Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

Irene Montero y Pablo Iglesias./ EFE

La abogada de Podemos, Mónica Carmona, remitió un informe al juez del caso Neurona en el que denuncia que Pablo Iglesias e Irene Montero han utilizado de forma irregular a una asesora de nivel 30 del Ministerio de Igualdad como niñera de su hija pequeña. El caso desvelado por El Confidencial ha destapado el profundo malestar de algunos funcionarios respecto a la supuesta niñera, sin estudios universitarios y “colocada” en el más alto nivel de la Administración (nivel 30).

La “jefa de gabinete” de Irene Montero, María Teresa Arévalo, estaría cobrando 51.946 euros del Ministerio de Igualdad. “Un dedazo de suerte”, según varios funcionarios que prefieren guardar su anonimato.

La indignación en este colectivo es creciente y consideran un “insulto” que Arévalo no tenga ni estudios universitarios ocupando el cargo de jefa de gabinete adjunta. “Este puesto es a nivel de director general y se requieren muchos conocimientos técnicos”, señalan.

Sí que es cierto, explican, que “lo que está mal es el criterio moral de la ministra Montero” porque el puesto es de libre designación, es decir que el ‘dedazo’ está permitido y se suele destinar a altos cargos asesores de confianza.

Es decir, que “por poder pueden colocar hasta a su vecina, pero lo moralmente correcto sería fichar a una persona con un currículum de director general que tenga los más amplios conocimientos en leyes, en este caso sobre Igualdad, para asesorar en lo mejor que pueda a la ministra”, esgrimen desde el sector.

Más allá de la indignación por su salario sin apenas estudios, los funcionarios también destacan lo mucho que les cuesta promocionarse dentro de la Administración y piden modificar los requisitos de los puestos de libre designación para que sean más técnicos.

“Así se colocará a gente al frente que tenga determinados conocimientos adecuados al cargo”, en este caso de director general (funcionario de nivel 30, el más alto de la Administración), explican. “Así se solucionarían estos dedazos”, continúan. Economía Digital también se puso en contacto con la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF) pero evitó dar declaraciones al respecto.

Exdiputada en el máximo órgano de dirección

Además de jefa de gabinete de Montero y supuesta niñera de sus hijos, Arévalo es miembro del Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección de la formación morada, lo que ha desatado una profunda indignación también entre algunos cargos de Podemos. Sin embargo, se niegan a desvelar si está cobrando también de Podemos.

Fuentes de la formación morada sí desvelan que Arévalo estaba cobrando como diputada del Congreso hasta que perdió el escaño tras las elecciones de abril de 2019.

La diputada “ya compatibilizaba el cuidado de los hijos de Iglesias y Montero con su presencia en el Congreso“, señalan las mismas fuentes. Así que poco sorprende la noticia entre algunos diputados de la formación cercanos a Iglesias y a Montero.

Al perder su escaño, Arévalo fue recolocada en el grupo parlamentario de Podemos como asesora hasta llegar al Ministerio de Igualdad de la mano de Irene Montero tras alcanzar Podemos el Gobierno de coalición junto al PSOE.

Arévalo es una de las personas que aparecen en el famoso vídeo en el que las subordinadas de Montero en el Ministerio le montan una fiesta de cumpleaños. Allí se observa como la “jefa de gabinete” sostiene en sus brazos al bebé de Montero e Iglesias.