Los contagios de coronavirus se disparan un 38% en Cataluña en 24 horas

La Conselleria de Salud de Cataluña notifica 2.251 nuevos casos de coronavirus y 26 fallecidos en 24 horas

Cataluña ha contabilizado este jueves 2.251 nuevos casos de coronavirus, un dato que ha disparado un 38% los contagios con respecto a la jornada anterior. Un síntoma más de la rápida evolución de la pandemia, que ya ha alcanzado a 191.445 personas en la comunidad.

También han aumentado el número de víctimas mortales. La Conselleria de Salud de la Generalitat ha registrado 26 nuevos fallecimientos por la Covid-19 en las últimas 24 horas, tres más que el día anterior. Desde que comenzó la crisis sanitaria, 13.536 ciudadanos han perdido la vida en la región por la enfermedad.

Las residencias de la tercera edad siguen siendo uno de los focos preocupantes de la enfermedad. De los 26 fallecidos, 11 corresponden a centros de personas mayores. Hasta la fecha, 19.167 ancianos se han contagiado en estos lugares y 6.631 han fallecido por la Covid-19.

Aumenta la presión asistencial en Cataluña

La segunda ola de contagios también continúa aumentando con cuentagotas la presión asistencial de los hospitales catalanes. Actualmente hay 1.062 pacientes ingresados por coronavirus. Son 38 enfermos más que el miércoles. La ocupación ha crecido un 27% en la última semana. 

La tónica buena de los datos presentados hoy por la Generalitat es la presencia de pacientes de coronavirus en las unidades de cuidados intensivas de Cataluña que se ha reducido ligeramente hasta las 188 personas, un paciente grave menos que la jornada previa.

Cataluña multiplica su riesgo de rebrote

El aumento de los contagios se ha traducido también en un incremento del riesgo de rebrote que asciende cada día más en Cataluña. La región tiene actualmente un nivel de 378,41, lo que representa 16 puntos más que la tasa del miércoles. En una semana este índica ha crecido un 39%. Es un síntoma inequívoco de la rápida evolución de la enfermedad.

Este incremento constante de casos ha provocado una reacción del Gobierno autonómico que no quiere que la situación epidemiológica alcance cifras como las que ha protagonizado en los últimos días la Comunidad de Madrid. El cierre de la hostelería, la reducción del aforo de los comercios o la implantación del teletrabajo son algunas de las nuevas medidas.