La OMS pide a los países que se equipen para la segunda oleada de coronavirus

España, Reino Unido, Francia, Alemania o Rusia alcanzan el ritmo de contagios de la primera fase de la pandemia de Covid-19

La segunda oleada de contagios de coronavirus ya ha alcanzado a los principales países europeos. España, Reino Unido, Francia, Alemania o Rusia han superado los récords de positivos de la primera fase de la pandemia mientras endurecen las restricciones para evitar el colapso de los hospitales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) les ha instado a todos a equiparse para mejorar la detección y la respuesta ante la Covid-19.

Es la principal conclusión de la tercera Asamblea Mundial de la institución que trata de buscar una solución para una infección que ya ha alcanzado a 47 millones de personas en todo el planeta y que ha provocado más de 1,2 millones de muertos.

La OMS ha insistido en la importancia de realizar más test para detectar el coronavirus y aislar a los casos positivos. Una herramienta que marca la diferencia entre la situación epidemiológica de unos países y otros. “Aunque se trata de una crisis mundial, muchos países y ciudades han logrado prevenir o controlar la transmisión con un enfoque integral basado en pruebas”, han indicado fuentes de la organización.

Para la máxima institución de control de pandemias del mundo, la aparición de la Covid-19 es un recordatorio de la importancia de que la salud representa la “base de la estabilidad social, económica y política”. 

España delega en las comunidades la lucha de la pandemia

Las instrucciones de la Organización Mundial de la Salud se han producido en unas semanas clave en las que el Gobierno de España debe someter a votación en el Congreso de los Diputados los próximos Presupuestos Generales del Estado, que jugarán un importante papel en la lucha contra la pandemia por el incremento del apartado de gasto público. 

El texto elaborado por la coalición del Partido Socialista y de Unidas Podemos contempla una partida de 3.107 millones de euros para la Secretaría de Estado de Sanidad, que incluye buena parte de los fondos europeos. Es casi diez veces el presupuesto del año anterior. Las cuentas reservan un monto de 1.000 millones para la adquisición de vacunas.

Sin embargo, el Gobierno no ha contemplado partidas propias para sufragar los gastos de las pruebas PCR de detección o del rastreo de la enfermedad. Uno de los puntos en los que ha puesto el foco la Organización Mundial de la Salud. Su gestión la ha delegado en las comunidades autónomas que son las que tienen las competencias en materia sanitaria.