El PP aprieta a la CUP: propone dejar sin dinero a los partidos que no condenen la violencia

Los populares pretenden forzar un rechazo independentista a los graves altercados sufridos en Barcelona y otras ciudades de Cataluña

Una barricada en llamas en la Calle Aragó en las protestas por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasel, a quien este jueves le fue confirmada otra condena a prisión por amenazar a un testigo, esta noche en Barcelona. EFE/Alejandro García

Siguen las reacciones por los episodios de violencia vividos estos últimos días en Barcelona. El PP catalán quiere que aquellos partidos que se nieguen a condenar “de forma expresa la violencia” se queden sin subvenciones públicas. El líder autonómico, Alejandro Fernández, ha acusado a estas formaciones de “atacar” a la sociedad.

Así lo ha expresado Alejandro Fernández en la Diputación Permanente del Parlament, tras su réplica al presidente interino Pere Aragonès. El titular en funciones del Govern ha comparecido para explicar el posicionamiento de la Generaitat sobre los disturbios sucedidos durante varias noches en Cataluña.

El mandatario del PPC ha asegurado que los altercados vividos en varias ciudades catalanas, sobre todo la ola de violencia en Barcelona, no se puede considerar libertad de expresión. Este tipo de protestas se enmarcan dentro del “terrorismo urbano” que comprometen la imagen de la capital catalana.

Laura Borràs visita a Hasél, “otro preso político”

Los populares así presionan contra un Govern, que mantiene una posición ambigua y desdibujada como consecuencia de las negociaciones con la CUP. El mismo Aragonès ha expuesto en un discurso ambivalente en la Cámara catalana el rechazo frontal de la violencia y el malestar entre los jóvenes catalanes.

La propuesta se presenta un día después de que la líder de JxCat, Laura Borràs, se haya reunido con el rapero encarcelado Pablo Hasél. La cabeza parlamentaria del partido de Puigdemont, cuya formación ha tenido una posición ambivalente ante los graves altercados que se han vivido en la ciudad, aseguró que el condenado era “otro preso político”.

“Es otro preso político de la injusticia española convencido de la necesidad de internacionalizar la represión”, denunció en Twitter la líder independentista. Borràs ha asegurado que han hablado de “política, de antirepresión y de los que hacen de muleta al Régimen del 78“.