El PP de Cataluña lleva su guerra interna a las municipales de Barcelona

La filtración de Daniel Sirera como potencial candidato a las municipales de 2023 en la capital catalana y el voto de la concejal y diputada Eva Parera para apoyar los presupuestos de Colau agrava la crisis interna que sufre la formación conservadora

El portavoz del PP en Barcelona, Josep Bou, junto al líder del PPC, Alejandro Fernández; el alcalde de Madrid, José Luís Martínez Almeida; y el número dos del PP, Teodoro García Egea / PPC

El portavoz del PP en Barcelona, Josep Bou, junto al líder del PPC, Alejandro Fernández; el alcalde de Madrid, José Luís Martínez Almeida; y el número dos del PP, Teodoro García Egea / PPC

Nuevo capítulo a la guerra interna del PP de Cataluña. Tras el apoyo de Barcelona pel Canvi –el partido de la diputada independiente del PP en el Parlament, Eva Parera– a las cuentas de Ada Colau para 2022, se ha sumado el anuncio sorpresa publicado por Efe de que Daniel Sirera podría ser el sustituto de Josep Bou en las municipales del año 2023.

Un nombre que entra en escena 24 horas después de la polémica desatada por la diputada del PPC, Eva Parera, que ha apoyado a Colau con la tramitación de sus presupuestos. Altos dirigentes de la formación críticos consultados por Economía Digital atribuyen la filtración a un capítulo más de la guerra interna y señalan al dirigente del partido, Alejandro Fernández.

Desde el PP en la ciudad de Barcelona creen que ha servido para desviar la atención: “Están intentando tapar la cagada de Parera con los presupuestos de Colau, es evidentísimo”. La posición de la concejal había generado malestar en el partido, puesto que gracias a su apoyo el gobierno municipal podrá seguir tramitando sus cuentas para el año 2022.

El entorno del presidente autonómico rechaza a este medio las acusaciones de los críticos y las tilda de “intoxicaciones”. En cuanto al contenido de la filtración, el partido ha mandado un comunicado donde asegura que “la propuesta y elección de candidatos a las elecciones municipales no se hará antes de otoño del próximo año”, y que no hay ninguno propuesto todavía.

La compleja relación de Bou y Fernández

La relación entre Josep Bou y Alejandro Fernández es un tanto compleja. El concejal barcelonés purgó como asesor al jefe de gabinete del líder del PP catalán, Eduardo Bolaños, y a dos consellers de distrito afines al presidente autonómico. La mano derecha del presidente autonómico tuvo que ser recolocado en el Parlament.

En una entrevista con Economía Digital, Josep Bou llegó a asegurar que si hubiera sacado los resultados de Alejandro Fernández, “habría puesto el cargo a disposición del presidente” de la formación, Pablo Casado. “Si los resultados no han sido buenos, pues tienes que mover ficha, tienes que hacer una renovación”, explicó en la conversación.

Alejandro sigue al frente del partido, pese a un sector crítico en pujanza que le acusa de haber empequeñecido la estructura de formación conservadora y haber sido clave en su declive electoral. Además, fue con su candidatura que el PPC sacó los peores resultados de la historia en unas autonómicas, pasando de 4 a 3 parlamentarios, todos por Barcelona.

Eva Parera subleva a los críticos

La votación de Eva Parera había generado mucho revuelo de los críticos: “Si este es el centro-derecha constitucionalista que quieren construir, pues vamos listos”. Ademas, critican que un proyecto que impulsa un manifiesto que interpela directamente al PPC –el de Barcelona pel Canvi– no puede “votar unos presupuestos que le son antagónicos”.

“Se venden como un partido que quiere vencer a los populismos y al independentismo y le salva los presupuestos a una formación política que se define como populista”, lamentan críticos del PP de Barcelona. Además, creen que la estrategia de Parera de engullir al PPC es “una operación no-avalada por Génova” y acusan al entorno de Fernández de connivencia.

Los críticos insisten en vincular directamente a Parera con Fernández, puesto que fue el actual líder del PP de Cataluña el que quiso abrirse a Barcelona pel Canvi incluyéndola en las listas. “A Parera no se la puede cesar porque es electa, pero sería un detalle que la dirección reconozca en público que fue un fichaje que nos salió mal”, lamentan desde el PPC.

Desde Barcelona pel Canvi aseguran a Economía Digital en que no tienen ninguna intención de confrontar con el PP de Cataluña. El partido de Eva Parera remarca que la votación de Colau es de trámite, y que en ningún caso están asegurados los presupuestos de Colau, únicamente ha permitido que puedan seguir negociándose.

Además, remarcan que Eva Parera es un perfil independiente dentro del grupo parlamentario y que en el Ayuntamiento no está sujeto a la disciplina de voto del PPC, solo en la Cámara catalana. Además, insisten en que el voto no coge por sorpresa al PP de Barcelona, que ya conocía de las intenciones de permitir la tramitación.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña