El PP coloca su batalla contra Garzón en el centro de su campaña electoral en Castilla y León

La formación de Pablo Casado presenta el eslogan #MásGanaderíaMenosComunismo, mientras insiste en su petición para que dimita el ministro de Consumo

El PP lanza su campaña #MásGanaderíaMenosComunismo para las elecciones de Castilla y León. En la imagen, el líder de la formación, Pablo Casado, en un acto en Zaragoza. EFE/Javier Cebollada

El Partido Popular ha colocado su ofensiva particular contra el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en el centro de su estrategia electoral para competir en los comicios adelantados de Castilla y León. A un mes de la llamada a las urnas, la formación conservadora trata de explotar la polémica sobre las macrogranjas bajo el lema #MásGanaderíaMenosComunismo.

La idea de la campaña del 13-F recuerda mucho al ‘Comunismo o Libertad’ con el que Isabel Díaz Ayuso se presentó a las elecciones de la Comunidad de Madrid para sacar rédito a su pugna contra Pablo Iglesias y que le sirvió para sacar un gran resultado electoral. La presidenta autonómica logró desembarazarse de Ciudadanos y se quedó al borde de la mayoría absoluta.

Ahora, los populares quieren repetir esta fórmula aprovechando la vorágine que se ha formado en torno a Garzón por sus críticas en The Guardian a la calidad de la carne que se produce en las granjas de grandes dimensiones de España. La formación ya ha presentado un vídeo para viralizar la campaña, que han comenzado a mover en redes algunos de sus primeros espadas como Cuca Gamarra, Teodoro García Egea o Ana Pastor.

El presidente de los populares, Pablo Casado, ha defendido ante los medios esta estrategia y ha colocado tanto a Garzón como a Díaz como sus principales focos de las críticas con el objetivo de revalidar el gobierno de Castilla y León. “El comunismo, que es la ideología política que está en el Consejo de Ministros, intenta intervenir en los hábitos y la economía nacional”, ha expresado.

“No hay precedentes de un gobierno que habla mal de su país en el extranjero”

Pablo Casado, presidente del PP

El líder de los populares ha hecho sus declaraciones en las inmediaciones de una explotación ganadera de Navas del Marqués (Ávila), aunque de carácter extensivo por lo que las vacas pastaban sueltas al fondo de las imágenes. Eso sí, se ha comprometido a visitar una granja intensiva en Palencia la próxima semana para dar un espaldarazo a todo el sector.

“En Castilla y León hay granjas y granjas grandes, no sé si macrogranjas por número de cabezas de ganado, pero ganadería intensiva en la que no se maltrata a los animales y se cumple la estricta normativa nacional y europea”, ha subrayado.

Pablo Casado insiste en pedir la dimisión de Alberto Garzón

Una parte central de la campaña se asienta en la reivindicación del Partido Popular sobre la dimisión de Alberto Garzón, una estrategia para presionar también a la bancada socialista en la carrera electoral. “Lo que le pido a Pedro Sánchez es que mañana mismo cese a Alberto Garzón, porque si no se hace responsable de sus declaraciones”, ha afirmado Casado.

El líder de los populares quiere aprovechar la continuidad de Garzón en el Gobierno para tratar de mostrar una imagen de un Consejo de Ministros fragmentado. “Sánchez está reconociendo que no manda nada, que es un presidente débil”, ha reafirmado.

Casado ha acompañado sus críticas con otra serie de reivindicaciones vinculadas con el campo como el retraso en las ayudas públicas para reactivar las zonas afectadas por los incendios o la decisión del Ministerio de Agricultura de presentar su proyecto de la Política Agraria Común (PAC) a Europa sin el consenso de todas las comunidades autónomas.

Casado ha hecho una defensa sobre el actual modelo de explotaciones ganaderas en España y ha puesto en duda las tesis sobre la alta contaminación de las macrogranjas. “La ganadería intensiva de las granjas, que están muy tecnificadas y digitalizadas, aprovechan incluso los residuos de los animales para utilizar biocombustibles para la refrigeración o calefacción”, ha argumentado.

En todo caso, ya ha adelantado que no ha dado ninguna directriz a sus ayuntamientos para que aprueben la puesta en marcha de nuevas granjas en sus territorios. La decisión estará sujeta a la realidad económica de cada municipio.