Puigdemont pide una “coreografía gigante” el 11-S pese a la pandemia

El ex-presidente fugado insiste en que una 'performance' independentista con distanciamiento social es viable y que daría "la vuelta al mundo"

Carles Puigdemont pretende que la manifestación independentista que la ANC y Òmnium Cultural celebran cada año desde el inicio del procés se lleve a cabo pese al confinamiento y las medidas de distanciamiento social por el coronavirus. El ex-presidente fugado quiere una “coreografía gigante” que respete los estándarses de seguridad de la enfermedad para que la protesta “dé la vuelta al mundo”. 

En una entrevista en RAC1, el presidente aseguró que el derecho a manifestación no se puede ver alterado por la pandemia y ha asegurado que existen precedentes. El ex-presidente asegura que en Israel se hizo una manifestación contra el gobierno donde se habrían distanciado las medidas se seguridad de 1,5 metros: “Si se tiene que convocar una manifestación se tendrá que prever”. 

Acto en Perpiñán

La preocupación actual de Puigdemont para garantizar las distancias de seguridad contrasta con el acto que desarrolló en Perpiñán (Francia), impulsado por el Consell de la República, su asociación privada que pretende venderse como un supuesto gobierno en el exilio. 

El acto en Perpiñán –que contó con hasta 150.000 personas según los organizadores y 110.000 según la policía francesa– evitó cualquier tipo de precaución pese a que el coronavirus era una amenaza latente en Cataluña y en el conjunto de Europa. Pese a ello, la Generalitat insiste en que hubiera decretado el estado de alarma quinze días antes, justo cuando se produjo esta manifestación en la ciudad francesa. 

Ataques a España

Puigdemont ha intentado llamar la atención en más de una ocasión desde que comenzó el estado de alarma y la crisis sanitaria desbancó al procés como principal actor. En un vídeo grabado desde su Casa de la República en Waterloo, intentó llamar la atención con un discurso de apoyo a los sanitarios con algún reproche al Gobierno imitando al de un mandatario en activo. 

El ex-presidente catalán también aprovechó una entrevista en TV3 para cargar contra el Gobierno de España y acusarlo de querer “recortar derechos ciudadanos” con el aumento de la lucha contra la pandemia. Puigdemont insistió en que la gestión de Sánchez ha dejado muy mala imagen en la prensa internacional: “Los hechos demuestran que España no está en una buena posición”. 

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.