Sanidad rectifica: propondrá usar la mascarilla en la playa solo para pasear

El Ministerio de Sanidad presentará una nueva propuesta al Consejo Interterritorial tras la presión de Cataluña, Baleares o la Comunidad Valenciana

Centenares de turistas acuden a las playas levantinas, como la del Postiguet en Alicante, provistos de mascarillas. EFE/Manuel Lorenzo

La normativa que fijó el uso obligatorio de la mascarilla en todos los espacios al aire libre, incluidas playas, parques o piscinas, ha desencadenado un fuerte enfrentamiento entre el Gobierno de Pedro Sánchez y las comunidades autónomas. El rechazo público de buena parte de las regiones que se ubican en las zonas costeras ha forzado a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, a buscar una solución alternativa. Tratará de apagar el fuego con una propuesta algo más flexible.

La máxima responsable del control de la pandemia intentará apaciguar las críticas con una normativa menos restrictiva que este miércoles presentará ante todos los consejeros autonómicos en el seno del Consejo Interterritorial de Salud. El nuevo texto no modificará la parte central de las medidas sanitarias pero sí que abrirá la puerta a librarse del uso de la mascarilla en la playa, cuando los veraneantes se encuentren en un punto fijo y puedan mantener una distancia de seguridad mínima de 1,5 metros, según ha publicado la Agencia Efe.

Los ciudadanos tampoco estarán obligados a llevarla puesta cuando se encuentren en la zona de baño, siempre que se pueda establecer una distancia preventiva con el resto de personas. Eso sí, la mascarilla sí que tendrá un carácter obligatorio en playas, parques o zonas al aire libre cuando las personas estén dando paseos en movimiento y se crucen con otros individuos. Solo se la podrán quitar en los periodos de descanso en lugares fijos.

Si finalmente este proyecto recibe el visto bueno de las comunidades autónomas, se modificará la actual ley que ya está vigente en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Los cambios abren la puerta a un uso turístico de las playas durante la próxima campaña estival si la situación epidemiológica lo permite, aunque previsiblemente serán necesarias medidas de control de aforo como las que ya se impusieron en la mayor parte del país durante el pasado verano.

Sanidad también levantará la prohibición de la mascarilla el deporte individual

Otro de los puntos clave del nuevo texto es que no será obligatorio el uso de la mascarilla para practicar deportes de tipo individual que tengan lugar al aire libre como salir a correr. El documento hace por primera vez extensiva esta excepción también para deportes de carácter acuático, ya sea en entornos naturales o artificiales.

Numerosos mallorquines disfrutan este lunes del buen tiempo en la Playa de Can Pere Antoni, el ultimo día festivo de Pascua. EFE/CATI CLADER

La propuesta también contempla aplicar excepciones para cualquier tipo de actividad que suponga un importante esfuerzo físico, aunque sea de carácter no deportivo, siempre que se desarrolle al aire libre y de forma individual.

También podrán librarse de la mascarilla los deportistas durante los periodos de descanso antes o después de entrenar en un medio acuático, siempre que se pueda respetar la distancia mínima de seguridad con el resto de personas que no sean convivientes. En el caso de las piscinas, la excepción se aplicará solo a los intervalos entre actividades.

Donde sí que será absolutamente obligatoria la mascarilla es en los vestuarios de las piscinas públicas (salvo en las duchas) o en las terrazas de los bares, que mantendrán su mismo nivel de limitaciones: únicamente se puede quitar para comer o beber, pero no de forma continuada.

Sanidad cede a las presiones de Cataluña, Baleares y Valencia

El paso atrás del Ministerio de Sanidad, se produce después de la fuerte presión que han mantenido los gobiernos de Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana desde que se aprobaron los cambios que hicieron más restrictivo el uso de la mascarilla en las zonas al aire libre.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, participa en el Consejo Interterritorial de Salud en Valladolid. EFE/Junta de Castilla y León

Conscientes de la importancia de la explotación de las playas en la temporada de verano, las tres comunidades del Mediterráneo iniciaron una campaña en contra de la nueva normativa y argumentaron que los criterios científicos y sanitarios no obligaban a un mapa de restricciones tan estricto. La patronal del sector turístico también alzó la voz hace una semana para meter presión en las negociaciones.

Carolina Darias accedió a montar una mesa técnica para debatir la forma de “armonizar” la normativa. Su resultado ha sido estas nuevas excepciones, aunque la ministra ya ha defendido la importancia de usar al máximo las protecciones. “El uso de la mascarilla es obligatorio incluso en los espacios abiertos para impedir la propagación del virus”, justificó tras la última reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.