Los funcionarios exigen al Gobierno otro confinamiento para frenar la tercera ola

El sindicato CSIF exige un plan de contingencia que acompañe al cierre en casa para salvaguardar a los trabajadores públicos

Los trabajadores públicos se han sumado a las voces críticas con el Gobierno, y han exigido al Ejecutivo que permitan un nuevo encierro en casa para paliar la tercera ola. Así lo ha denunciado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), que ha reclamado este viernes al Gobierno que actúe.

El sindicato de los trabajadores públicos ha pedido que se lleve a cabo esta drástica medida como consecuencia de la gravedad de la tercera ola, que ha arrojado datos preocupantes desde Navidad. En un comunicado, ha exigido un plan de contingencia para las administraciones públicas, con refuerzo de medios humanos y materiales.

CSIF ha explicado que varios sectores de la actividad pública les han trasladado su “incertidumbre” ante la evolución de los contagios, por lo que el sindicato ha solicitado una reunión con los diferentes departamentos implicados en la gestión sanitaria para valorar el confinamiento.

CSIF elogia a los funcionarios y lucha en la pandemia

El sindicato ha elogiado el duro trabajo que han realizado la mayoría de trabajadores de la función pública, sobre todo en sectores como sanidad, servicios sociales, emergencias, atención al ciudadano, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y también los de Educación.

El sindicato también ha remarcado que es importante engrosar el sistema público para garantizar una prestación suficiente de servicios ante una “situación extraordinaria”. El sindicato pretende que se proteja al conjunto de trabajadores de la función pública, y por eso exige que se tomen medidas.

Las CCAA piden a Sánchez que permita los confinamientos

El coronavirus está descontrolado en España, lo que ha provocado que varias comunidades autónomas como Castilla y León o Andalucía exijan un posible confinamiento domiciliario, aunque la decisión final dependa de Pedro Sánchez, que debería modificar el decreto del Estado de Alarma .

Con 35.958 nuevos contagios en las últimas 24 horas y 201 muertes registradas, las autonomías -en las que ahora reside la responsabilidad después de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunciara que el Ejecutivo no va a tomar nuevas medidas– están endureciendo sus restricciones de forma generalizada.