Las CCAA presionan al Gobierno con el confinamiento domiciliario

Castilla y León y Andalucía piden al Gobierno de Pedro Sánchez que estudie un confinamiento total para poner freno a la tercera oleada

La tercera oleada de casos de coronavirus ya ha alcanzado de lleno a España que ha disparado todos sus indicadores epidemiológicos. El ritmo de contagios y la presión en los hospitales han forzado a cinco comunidades autónomas a endurecer en las últimas 24 horas sus restricciones sanitarias, mientras cada vez hay más voces que apuestan por volver a aplicar un confinamiento domiciliario como el del mes de marzo.

Los Gobiernos de Castilla y León o de Andalucía ya han lanzado mensajes directos a Pedro Sánchez para que comience a estudiar un escenario tan restrictivo como el que se puso en marcha durante la primera fase de la pandemia en primavera, cuando los ciudadanos se vieron obligados a permanecer durante casi tres meses en sus hogares.

La delicada situación epidemiológica se ha notado en todo el conjunto del país, que ya ha alcanzado una incidencia acumulada de 492 casos por cada 100.000 habitantes. Es casi el doble del umbral de riesgo extremo establecido por el Ministerio de Sanidad, que se ha quedado sin calificativos para esta nueva fase.

El ritmo de los contagios hay que sumar un incremento paulatino de la presión asistencial que ha sacudido a casi todas las comunidades españolas. La mayor preocupación se encuentra en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que ya albergan a 2.744 pacientes con un cuadro grave de la enfermedad. La ocupación ha subido hasta el 27,7%.

Castilla y León reclama un confinamiento total de la población

Este escenario tan negro ha llevado a varios líderes autonómicos a poner sobre la mesa la necesidad de proteger a la población con medidas más contundentes de aislamiento. El vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, ha reclamado hoy a Pedro Sánchez que estudie un confinamiento domiciliario que será “razonable” si la tendencia sigue el alza en los próximos días.

No me gustaría exagerar, pero (esta ola) puede ser más dramática que la de marzo, con más mortalidad, si no la conseguimos parar”, ha lamentado el líder de Ciudadanos.

Castilla y León atraviesa uno de los momentos más delicados de la crisis sanitaria después de haber sumado en la última jornada  2.321 nuevos casos de coronavirus y 11 fallecidos. Es su récord de contagios.

Andalucía abre la puerta para enviar a la población a sus casas

La situación también es crítica en Andalucía que ha alcanzado una incidencia acumulada de 405 contagiados por cada 100.000 habitantes, mientras la presión de los hospitales continúa en aumento. El miércoles también firmaron su récord de casos positivos en un solo día con 6.812 infectados nuevos. La Junta prepara una batería de medidas pero no quiere que toda la responsabilidad recaiga en las administraciones autonómicas.

El presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, ha advertido a Pedro Sánchez que debería empezar a plantear en su Consejo de Ministros un plan tan contundente como el que activó en el mes de marzo. “El Gobierno debería ir pensando si hay que adoptar un confinamiento”, ha señalado.

El líder popular ha señalado que la comunidad ha reforzado sus plazas en los hospitales y las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos pero que “nada es suficiente para una oleada como la que viene”.

Mientras Castilla y León y Andalucía reclaman una postura más activa del Gobierno de España, otras cinco comunidades han endurecido en las últimas 24 horas sus restricciones contra el coronavirus para tratar de evitar que la situación se descontrole después de las fiestas navideñas.

Galicia adelanta el toque de queda y reduce la hostelería

La Xunta de Galicia ha acordado este miércoles un plan de choque para contener la pandemia que implicará el adelantamiento del toque de queda a las 22.00 horas. Una medida que forzará a todos los comercios a cerrar sus puertas media hora antes.

La hostelería solo podrá abrir hasta las 18.00 horas, mientras que las reuniones sociales quedarán limitadas a un máximo de cuatro personas. El nivel de alerta de cada municipio servirá para decidir el porcentaje de aforo de bares y restaurantes. Municipios como Santiago de Compostela solo podrán atender en las terrazas.

“Cualquier otra alternativa es un riesgo”, ha anunciado el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que ha adelantado que la región vivirá semanas muy duras, después de que la jornada del miércoles se alcanzase un récord histórico de contagios con 1.049 nuevos positivos.

La Rioja aísla Logroño para frenar la tercera ola

La Rioja es otra de las comunidades que ha reaccionado ante el aluvión de nuevos casos de Covid-19. El Gobierno autonómico ha acordado el cierre perimetral de los municipios más afectados por la aparición de rebrotes: Logroño, Lardero y Villamediana de Iregua.

Además todas las actividades no esenciales deberán finalizar a las 17.00 horas, el toque de queda se adelanta a las 10 de la noche y quedan prohibidas las reuniones de más de cuatro personas con familiares o amigos.

No es una curva ascendente normal, sino a un muro vertical de contagios”, ha advertido la presidenta autonómica, Concha Andreu, que ha hecho un llamamiento a toda la ciudadanía para que practique un confinamiento voluntario en sus hogares, especialmente a las personas mayores de 65 años.

Navarra prohíbe fumar en las terrazas

Navarra también ha optado por endurecer sus plan de medidas contra la Covid-19 para evitar una crisis sanitaria mayor. El Gobierno autonómico ha adelantado el cierre de la hostelería a las 21.00 horas y ha decretado la prohibición de fumar en las terrazas y también en la calle.  

Bares, restaurantes y grandes superficies comerciales contarán con un aforo del 30%, mientras que se mantienen asta el 28 de enero el resto de medidas del nivel tres de alerta: toque de queda, confinamiento y limitación de seis personas en las reuniones.

El portavoz del gobierno autonómico, Javier Remírez, ha calificado los datos como “preocupantes”. La región ya ha superado el umbral de incidencia acumulada de los 313 casos por cada 100.000 habitantes

Cantabria cierra los centros comerciales los fines de semana

Cantabria también ha tomado cartas en el asunto para frenar los casos de la tercera ola, aunque sus medidas han sido algo más moderadas. El Gobierno de Miguel Ángel Revilla ha decretado el cierre de todos los centros comerciales durante fines de semana y festivos para impedir que se produzcan aglomeraciones y ha reducido al 33% el aforo de actividades culturales.

El plan de choque también mantiene algunas de mas medidas más severas adoptadas en las últimas semanas como el cierre del interior de los bares y restaurantes o el toque de queda. Lo único que aún no se ha puesto sobre la mesa es el confinamiento de municipios.

El consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, ha advertido sobre la necesidad de “reducir la interacción social” para frenar el impacto de la pandemia que ya ha elevado el ritmo de contagios hasta los 307 casos por cada 100.000 habitantes.

Extremadura prohíbe salir de todas las localidades

La mayor incidencia acumulada de toda España se la lleva Extremadura que ha registrado una media de 1.131 casos por cada 100.000 habitantes. Tras varios días en cabeza en el ranking, el gobierno autonómico ha decidido endurecer también su mapa de restricciones. Desde la madrugada del jueves, todas las localidades quedarán cerradas por un confinamiento perimetral.

También se cierra la hostelería, la restauración y los comercios de todos los municipios de más de 5.000 habitantes, mientras que los locales comerciales solo podrán abrir con un aforo máximo del 30%. Una cifra que se eleva hasta el 35% en los hoteles y alojamientos rurales.

“Estamos viviendo unos momentos muy complicados y de aquí solo se puede salir con rigor científico y acuerdo político”, ha apuntado el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.