Tim Cook en un evento de Apple de septiembre de 2018. Fotografía: Apple

Apple prepara el réquiem de iTunes, su software más senil

stop

Las cuentas de iTunes en Instagram y Facebook desaparecen, y Apple previsiblemente anunciará la defunción del software en breve

Barcelona, 02 de junio de 2019 (18:44 CET)

Esta es (otra) crónica de una muerte anunciada. Los rumores se han intensificado desde el pasado mes de abril, y parece que la propia Apple los confirmará esta semana en su conferencia de desarrolladores WWDC19. El clásico reproductor de música integrado en sus productos, iTunes, definitivamente cerrará sesión en breve.

Si bien solo falta que Tim Cook o alguno de sus empleados lo confirme, todas las pistas apuntan a la muerte de iTunes. Hasta las cuentas del software en Instagram y Facebook se han vaciado de contenido en los últimos días, quedando completamente blancas y evidenciando la proximidad de un evento importante en la cronología del reproductor.

Se sabe que Apple quiere lanzar apps autónomas de música, podcasts y TV, dejando prácticamente sin funcionalidad a iTunes. Esta semana, además, se filtraron las imágenes de esas nuevas aplicaciones, y Bloomberg citó fuentes cercanas a la compañía afirmando que ya se está escribiendo el epílogo del software de 18 años.

Durante poco menos de dos décadas, Apple ha actualizado constantemente iTunes. Su software más senil es un programa que cumplía funciones de suma importancia al momento de su lanzamiento. Pero en los años recientes el reproductor ha probado ser inútil para los usuarios y una carga para la multinacional estadounidense.

Cómo fue perdiendo relevancia iTunes

Cuando iTunes fue estrenado, en 2001, era el único software compatible con el iPod, el finado dispositivo para escuchar música que precedió al iPhone. Cuando su tienda de música se puso en marcha, en 2003, vendió un millón de canciones en una semana, y a la postre revolucionó la industria musical acompañándole en la transición digital.

Hasta 2011, iTunes era el software necesario para administrar los contenidos del iPhone y el iPad desde el ordenador, por lo que entonces todavía tenía funciones esenciales para los clientes de Apple. No obstante, ese año se activó la sincronización desde la nube, y con ello ya muchos dueños de dispositivos de la marca no estaban tentados a descargar iTunes.

Después, en 2015, llegó Apple Music, la plataforma de streaming de la tecnológica californiana. Las ventas de música se trasladaron allí, también, y aunque se buscó la forma de integrar la app a iTunes, siempre se sintió forzosa y poco atractiva para la experiencia del usuario. El software estaba viviendo por encima de sus posibilidades.

Ahora, que Apple ha certificado el giro hacia los servicios, entre los que resalta por supuesto la música, iTunes se marchita lentamente. El reproductor también impide aumentar la adopción de Apple Music. Y los rivales de Apple están simplificando sus apps y optando por los usos específicos de cada una, por lo que ya está llegando tarde.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad