stop

Aunque sea el teléfono más avanzado del mercado, hay algunas sencillas funciones que no son válidas en los iPhone y el sistema iOS

Juan Pedro Chuet-Missé

Apple reducirá el número de colores de su nuevo iPhone. Una de las recreaciones filtradas en los últimos meses del iPhone 8.

Barcelona, 05 de agosto de 2017 (18:55 CET)

El iPhone es el teléfono más avanzado del mercado. De acuerdo, algunos tienen mejor cámara, otros el procesador más rápido, y muchos usuarios juzgan que su precio tan elevado de la gama alta es más un postureo que la justificación a su tecnología y servicios.

Sin embargo, hay algunas funciones que el iPhone todavía no puede realizar, ya sea por su configuración técnica o por la programación de su sistema operativo iOS. ¿El futuro iPhone 8 tendrá la solución? Se espera que algunas de ellas sí, aunque habrá que esperar a su lanzamiento en pocas semanas, o a lo sumo, en noviembre.

1. Carga inalámbrica y rápida

Todavía hay que cargar los iPhone como toda la vida: un cable y una fuente de energía. Pero el Galaxy S8 y el Pixel tienen sistema de carga ultra rápida con USB-C, más veloz que el actual sistema de carga del modelo de Apple. Además tanto Samsung como Google y LG cuentan con puertos de carga inalámbrica, donde se deja el móvil sin necesidad de andar buscando cables por ahí.

Este es un servicio que ya ofrecen muchos bares que presumen de ser templos hipster o para fanáticos de la tecnología, donde el usuario deja que su móvil renueve la batería mientras saborea un capuchino. Se supone que el nuevo iPhone 8 ya incorporará esta posibilidad, pero habrá que esperar a verlo.

2. Expandir la memoria

Los iPhone vienen con una capacidad de 32, 128 o 256 gigas de memoria. Y eso es lo que hay. En cambio, cualquier persona puede comprar un móvil de 16 o 32 GB , que cuentan con un slot para insertar una tarjeta micro SD y expandir la memoria a 64, 128, 256 GB o incluso hasta 2 terabytes (¿hace falta tanto?). Y si uno tiende a disparar fotografías en forma compulsiva y graba videos a cada minuto, es más práctico quitar la tarjeta, pasar el contenido al ordenador y volver a colocarla vacía.

3. Doble tarjeta SIM

Si se viaja al exterior con frecuencia, o si se tiene el móvil de trabajo y el particular pero fastidia andar con dos aparatos a todos lados, la mejor solución es tener un teléfono con doble tarjeta SIM, para contar con dos números independientes.

Esto ya existe hace años con los móviles del entorno Android, pero con los iPhone todavía siguen en el axioma “un móvil – una tarjeta”. Es posible que la llegada de las SIM virtuales solucione el problema, pero por ahora no hay novedades.

4. Cambio de navegadores

Si se tiene un iPhone, el usuario está obligado a usar Safari para navegar por Internet. Se puede instalar otro, es cierto, pero el que se abrirá por norma seguirá el creado por Apple. En tanto, con los Android uno puede elegir que sea Chrome, Firefox o el que provea el sistema operativo. ¿No se está conforme? Pues se cambia en ajustes y listo.

5. Uso de mensajería

En el entorno iOS el sistema Messages es el que viene por definición para mensajear. Como con los navegadores, uno es libre de elegir Whastapp o el Facebook Messenger, pero el Messages es el que manda. En Android se puede configurar y fijar cualquier sistema de mensajería como principal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad