El Galaxy S7 permite a Samsung ir a la contra de los analistas

stop

El fabricante surcoreano aumenta un 17,4% su beneficio en el segundo trimestre, apoyado en las ventas del último modelo de su gama estrella

Economía Digital

Una modelo muestra un teléfono Galaxy S7 en Seúl, el 10 de marzo de 2016 /REUTERS/Kim Hong-Ji/File Photo
Una modelo muestra un teléfono Galaxy S7 en Seúl, el 10 de marzo de 2016 /REUTERS/Kim Hong-Ji/File Photo

Barcelona, 07 de julio de 2016 (11:21 CET)

Samsung Electronics no baja el pistón. El fabricante de teléfonos inteligentes continúa en la buena línea y estima un crecimiento interanual del 17,4% en los beneficios del segundo trimestre de 2016. A diferencia de los síntomas de fatiga que desde hace meses muestran Apple y su iPhone, la compañía surcoreana encadena varios trimestres consecutivos al alza.

Las beneficios de Samsung entre abril y junio alcanzaron los 8,1 billones de wones (6.290 millones de euros), mientras que las ventas sumaron 50 billones de wones (38.480 millones de euros), un 3% más que hace un año, apoyadas en la comercialización del Galaxy S7. 

Es la primera vez desde hace más de dos años (primer trimestre de 2014) que los beneficios operativos de Samsung superan los ocho billones de wones.

Previsiones fallidas

Los resultados que la multinacional hará públicos este jueves contradicen las previsiones de los analistas, que esperaban una ralentización en los beneficios de Samsung. "Los resultados del primer trimestre de Samsung marcarán un techo este año", aseguraba Greg Roh, analista de HMC Investment, hace unos meses. Previsión que finalmente no se ha cumplido.

En marzo pasado el fabricante asiático sacó al mercado su nuevo buque insignia en el segmento de la gama alta, el Galaxy S7, y su versión de bordes curvos, el S7 Edge.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad