Un robot de Starship Technologies entrega las compras a una cliente. Foto: Starship Technologies
stop

Los vecinos de una ciudad a 70 kilómetros de Londres son los primeros clientes del servicio de robots que reparten comida y compras a domicilio

Barcelona, 03 de noviembre de 2018 (18:00 CET)

La startup Starship Technologies, que hace seis meses activó su primera flota de robots que entregan comida o compras a domicilio, ya habilitó en el Reino Unido el primer servicio de repartidores (literalmente) autónomos. Los clientes solo deben usar su app, seleccionar sus compras y esperar a que un pequeño robot toque a la puerta (o avise al móvil, en realidad).

La empresa ha realizado pruebas con sus robots durante los últimos cuatro años, pero esta es la primera vez que se pone en marcha una plataforma de entregas a domicilio realizadas por robots, sin colaboración humana. De momento la pueden usar los vecinos de la ciudad Milton Keynes, a unos 70 kilómetros de Londres.

El servicio tiene un precio mensual de menos de 9 euros, una suscripción que cubre una cierta cantidad de entregas. Las parcelas pueden llegar a un depósito, a la puerta de la casa de los clientes o donde ellos gusten, en el momento en el que consideren oportuno. Cuando llegue la hora, recibirán un código para poder abrir el compartimiento con las compras.

Robots de punta para pedir comida en casa

Los robots de Starship, que parecen más como cajas con cuatro ruedas, pueden cruzar la calle, esperar que se pongan en verde los semáforos y manejarse adecuadamente alrededor de humanos, animales u objetos en su camino. Todos los dispositivos están dotados de sensores ultrasónicos, nueve cámaras, un radar y un sistema GPS.

"Estamos emocionados porque, gracias a nuestra tecnología, las comunidades locales alrededor de Milton Keyner ya nunca más van a sufrir la falta de una entrega a domicilio", manifestó el consejero delegado de Starship Technologies, Lex Bayer.

La infraestructura de las calles y el pavimento de Milton Keynes es apropiada para el paso de los robots; por eso el servicio se estrenó en esa ciudad, informó The Telegraph. Se espera que en los próximos meses la plataforma de Starship se extienda a San Francisco, en California, dando su paso al mercado estadounidense.

Pero en EEUU ya hay un potencial competidor. La cadena de supermercados Kroger anunció a mitad del año que se acioció a la startup Nuro (que también produce robots para entregas) para llevar las compras a la casa de sus clientes. Amazon también está realizando pruebas con drones, con el mismo propósito de hacer entregas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad