Richard Yu, consejero delegado de Huawei. EPA/PHILIPP GUELLAND
stop

Huawei debe comparecer en la corte de Brooklyn en Nueva York y responder a los 13 cargos de fraude y conspiración presentados por EEUU

Barcelona, 03 de marzo de 2019 (10:52 CET)

El juez Ramón Reyes, en la corte de Brooklyn en Nueva York, esperará a los representantes oficiales de Huawei el próximo 14 de marzo para que comparezcan y respondan a las acusaciones que Estados Unidos ha lanzado contra la tecnológica.

Después de que este fin de semana iniciara formalmente el proceso de extradición de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, arrestada en Canadá el 1 de diciembre de 2018, un tribunal federal de Nueva York convocó al gigante tecnológico chino a comparecer en el ecuador de marzo.

Además del inicio del proceso de extraditación, la cita en la corte es el siguiente paso natural a la demanda presentada por la fiscalía general de EEUU el pasado 28 de enero contra Huawei, dos filiales y la directiva Meng, por 13 cargos de fraude y conspiración para saltarse las sanciones a Irán.

EEUU también acusa a Huawei de supuesto robo de secretos comerciales a un rival estadounidense y ha lanzado una campaña internacional contra la firma para advertir a otras potencias del peligro de contratar los servicios de redes de la empresa, asegurando que puede haber espionaje por parte del Gobierno chino.

El portavoz de Exteriores chino, Lu Kang, calificó el sábado toda la situación de "grave suceso político" y acusó a EEUU y Canadá de abusar de sus reglas de extradición y de incurrir en "una grave violación de los derechos legítimos de un ciudadano chino", por el arresto y la extradición de Meng.

La tensión entre EEUU y Huawei incrementa

Huawei, el mayor fabricante de smartphones de China, es objeto de una amplia investigación por parte de las autoridades estadounidenses. La pugna ha alcanzado su clímax en medio de la guerra comercial entre estadounidenses y chinos, y ha tensado más las relaciones de China con EEUU y Canadá.

Pekín insiste que todo se reduce a una "persecución política" contra Huawei y dice que "este no es solo un caso juidicial" y que "los hechos acontecidos lo han probado". Huawei aprovechó la plataforma del Mobile World Congress 2019 en Barcelona para afirmar que EEUU no tiene pruebas de los delitos que le achaca.

Por su parte, Meng se encuentra en libertad bajo fianza y tiene prohibido abandonar su misión en Vancouver. Además, debe comparecer el 6 de marzo ante el Tribunal Supremo de Columbia Británica para iniciar el proceso de extradición. El trámite puede durar años, especialmente porque Meng tiene acceso a una fortuna valorada en 3.200 millones de dólares.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad