Vodafone lanza los servicios 5G en 15 ciudades / EFE
stop

Vodafone España se remite a los "datos tecnológicos y no políticos" antes de tomar decisiones sobre sus socios

Barcelona, 24 de febrero de 2019 (19:17 CET)

La evolución de la crisis internacional de Huawei definirá el estado de la relación de Vodafone España con la tecnológica china. Después de reiterar su confianza en la firma acusada en EEUU por 13 cargos, el director de tecnología de la teleco en territorio español, Ismael Asenjo, dejó la puerta abierta a dejar de colaborar con Huawei en el despliegue de la red 5G si la crisis empeora, pero de momento reitera su confianza en la firma.

Huawei trabaja con todos los operadores españoles, pero Vodafone es su socio más relevante porque con la empresa de origen británico tiene un millonario contrato para modernizar la red fija de su filial ONO, además de ser socios en los pilotos y pruebas del 5G. La operadora anunció en enero que congeló el despliegue de equipos de Huawei en el núcleo de su red en Europa.

En declaraciones a los medios a unas horas del arranque del Mobile World Congress, en Barcelona, Asenjo recordó que Vodafone "ha pausado" el despliegue del 5G en los equipos de redes con Huawei a raíz de los acontecimientos, aunque matizó que las revisiones de seguridad realizadas no dan indicios de ningún problema de seguridad en la tecnología de la empresa china.

"La situación política" puede influir en las decisiones que se tomen respecto a Huawei, comentó Asenjo, que no descarta que se tenga que "cancelar" el despliegue del 5G con la firma. "De momento nos sentimos tranquilos", dijo, y agregó que cree que Vodafone debe basarse "en datos tecnológicos y no políticos" a la hora de tomar decisiones, informó Efe.

La evolución de la crisis de Huawei (y su efecto en España)

Pese a tener "congelados" los equipos de Huawei en Europa, Vodafone España se convirtió esta semana en la primera operadora del mundo en conectar a su red comercial de 5G los primeros móviles compatibles, para lo que contó con la colaboración de Huawei. Las antenas de la tecnológica china también son las que Vodafone usa para los primeros pilotos de esta tecnología en España.

España en general se encuentra en una posición incómoda respecto a Huawei. Acusada en EEUU de espionaje industrial, fraude bancario y de permitir al Gobierno chino ver en primera fila lo que hacen sus "enemigos", Huawei ya está en la lista negra de varios países, como por ejemplo Australia, por la supuesta falta de seguridad de sus equipos de red.

La crisis de la empresa sobrevuela el Mobile World Congress, evento del que es uno de los principales patrocinadores. Y los representantes de Washington, que llevan meses recomendando a decenas de gobiernos internacionales cortar con Huawei, aprovechan el evento para volver a advertir a sus homólogos de otros países en el marco de la feria tecnológica de los riesgos "a largo plazo" de usar sus equipos.

Por su parte, GSMA, la patronal de telefonía móvil y promotora del Mobile, hizo un llamamiento para que gobiernos y operadores móviles trabajen juntos para acordar cuál será el régimen de certificación y pruebas de seguridad en Europa, y recordó que aún no existe ninguna prueba contundente que inculpe a Huawei de los delitos de los que se le acusa.

Operadoras como Orange y Telefónica se suscriben a la postura de GSMA. El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, dijo que prefiere "basarse en hechos en lugar de opiniones" y que de momento no hay indicios de "ninguna mala conducta" en ninguno de los suministradores con los que trabaja la teleco española. Alemania también rechaza dar la espalda a Huawei hasta ver pruebas.

El título de esta noticia ha sido modificado tras una corrección de la información publicada por Efe.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad