Televisor OLED 8K de 88 pulgadas de LG. Fotografía: LG Electronics

LG y Samsung anuncian en la feria IFA sus televisores con resolución 8K

stop

Los televisores 8K tienen cuatro veces más resolución que 4K y 16 veces más que los televisores 'full HD', pero por ahora no son la mejor opción de compra

Madrid, 30 de agosto de 2018 (10:34 CET)

La particular competición entre LG y Samsung por ofrecer el mejor televisor ha llevado a ambas compañía a anunciar sus televisores 8K de consumo casi a la misma hora y en el mismo lugar (la feria IFA, en Berlín) como si de un duelo al amanecer se tratara.

En ambos casos la disponibilidad de estos nuevos televisores es inminente, en cuanto termine el verano.

LG OLED 8K y Samsung QLED 8K

La de LG tiene una pantalla OLED, la primera con resolución 8K, y la de Samsung tiene una pantalla QLED, la primera de su clase dado que la tecnología QLED es exclusiva de Samsung. La tecnología QLED de Samsung, denominada 'quantum dot' es, muy resumidamente, un híbrido entre las tecnologías de pantalla LCD y OLED; una versión 'sintética' de la tecnología OLED, que es orgánica.

A pesar del ruido, antes que LG y Samsung fue Sharp la que anunció el primer televisor 8K disponible en Europa, justo antes del verano. A precio de utilitario, unos 12.000 euros.

El modelo mostrado por LG tiene un tamaño de 88 pulgadas y en su superficie podrías contar más de 33 millones de píxeles, de puntos individuales. La tecnología OLED es sinónimo de negros puros y contraste excepcional, ya que cada uno de esos 33 millones de puntos (33.177.600, para ser exactos) se encienden y se apagan individualmente.

Samsung QLED 8K TV 04

Fotografía: Samsung Electronics.

El modelo de Samsung corresponde a su gama de televisores 'premium' QLED y estará disponible en varios tamaños (65", 75", 82" y 85"). En cualquier tamaño también hay más de 33 millones de píxeles que, a diferencia de la tecnología de LG, no se encienden y se apagan individualmente sino por bloques o grupos de píxeles, ya que la tecnología QLED utiliza un panel de luz posterior para iluminar los píxeles.

Para garantizar la mejor calidad de imagen Samsung asegura haber incorporado en su televisor 8K un sistema de inteligencia artificial que escala los contenidos 'full HD' y 4K a resolución 8K real.

8K está todavía "en su infancia"

LG cree que el mercado de los televisores 8K será de 5 millones de unidades en el año 2022. En su anuncio LG admite que el mercado de los televisores 8K "todavía está en su infancia," y eso es algo que los consumidores tienen que tener en cuenta a la hora de plantearse comprar un televisor 8K.

Si el mercado de los televisores 8K está todavía en su infancia los televisores 4K apenas han comenzado a gatear.

Aunque la resolución 4K empieza a ganar puntos según crece el tamaño de pantalla o se reduce la distancia de visionado, sólo la amplia oferta y la bajada de precio justifica por ahora la compra de un televisor 4K. A simple vista la resolución 4K apenas es distinguible de la resolución 'full HD' para un tamaño y distancia de visionado similares.

Para un tamaño y distancia de visionado similares la resolución 4K apenas es distinguible de la resolución 'full HD'

También tiene mucho que ver con los contenidos disponibles en resolución 4K (o más correctamente UHD, por 'ultra high definition') que todavía son escasos. Incluso las emisiones a través de internet y las plataformas de vídeo bajo demanda reducen la resolución para ahorrar ancho de banda. La mayoría de los televisores 4K funcionan como tales en contadas ocasiones.

Con 8K el panorama es todavía más desolador: no existe contenido en 8K y no existe una estándar para su difusión, lo que también significa que los primeros televisores 8K podrían no llegar a funcionar nunca como tales, como ya sucedió con 4K. El contenido en 8K requiere mover y almacenar ingentes cantidades de información tanto en la producción como en la difusión, y de hecho muy pocas cámaras de cine son capaces de grabar 8K.

Hoy, mañana y el año que viene: como mucho 4K

Este mismo problema se dio también en su día con las resoluciones HD y 'full HD', que hoy se considera el 'mínimo aceptable'. La generalización de una tecnología, y la reducción de su coste, al final siempre es una cuestión de tiempo, y este principio también es aplicable a los televisores 8K.

Teniendo en cuenta que cualquier televisor 4K actual supera por mucho a los primeros televisores 4K —y que hoy se pueden adquirir por un fracción de su precio inicial— se puede concluir que estos primeros televisores 8K en algún momento serán 'los peores' televisores 8K, y que su precio actual difícilmente justifica su compra en relación a los televisores 4K e incluso 'full HD'. Pero 8K es un emocionante anticipo del futuro.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad