Más allá del iPhone 5

stop

NUEVOS PRODUCTOS

Tim Cook, CEO de Apple

11 de septiembre de 2012 (21:56 CET)

El martes por la tarde, poco antes de que Apple presente el iPhone 5 en todo el mundo desde San Francisco (EEUU), su proveedor chino Foxconn Technology Group emitía un comunicado para desmentir que obligue a estudiantes a trabajar en las líneas de ensamblaje para terminar el nuevo smartphone. En la información, aclaraban que los estudiantes (el 2,7% de los 1,2 millones de trabajadores del grupo) “son libres de dejar el programa de prácticas cuando lo deseen” y que tienen la edad legal para trabajar. Esta denuncia se une a las numerosas reclamaciones sobre el trato en el trabajo que ofrece uno de los principales productores de Apple.

¿Eso afecta a la reputación de la compañía? “No se lo cree nadie, no tiene repercusión”, afirma en declaraciones a Economía Digital el profesor de marketing de IESE, Xavier Oliver. Estudioso del éxito de la reputación de la compañía de la manzana en el mercado, afirma categóricamente que el punto fuerte del gigante tecnológico es que “no vende un producto. Se dedica a la innovación y a cuidar a la gente”. Desde el embalaje al servicio postventa.

Mínima inversión publicitaria

La partida de publicidad de Apple es reducida. No divulga cuánto destina anualmente a anuncios, unas inclusiones muy particulares. Los expertos del sector consultados por ED destacan que Apple se limita a describir los productos que vende. “Olvidan el maquillaje”, señala Oliver, “son auténticos, es una filosofía de la empresa que gusta a todo el mundo”.

Una imagen idílica que comporta que los días de lanzamiento global de los productos los fans pasen la noche ante la tienda. Hasta la fecha, un fenómeno casi exclusivo de las estrellas del rock o del cine. “¿Es que alguien hace cola para comprar el nuevo Sony Vaio?”, inquiere el profesor del IESE.

“Apple no se limita a vender una tecnología que sea mejor que la de la competencia […] siempre está a favor del cliente y ofrece soluciones informáticas muy sencillas”. Unas características que, según su punto de vista, justifican su elevado precio. Otras fuentes consultadas destacan que en este capítulo el grupo fundado por Steve Jobs y Steve Wozniak también ha sido pionero, ya que los nuevos ordenadores con más prestaciones (como los ultrabooks) ya tienen un precio similar a los Mac.

“Es la marca con más reputación del mundo, incluso supera a compañías de otros sectores”, explica Oliver. Para el experto de marketing, el gran punto fuerte es que a la gente le gusta la compañía del mismo modo “como se interesa por los Juegos Olímpicos”. Es decir, un éxito de ventas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad