El nuevo Apple Watch de oro se venderá a 10.000 dólares

¿Puede Apple Watch terminar con la crisis de ventas del oro?

stop

La patronal espera que el lanzamiento influya en el gusto de los jóvenes europeos; la producción del gadget apenas consumirá más metal

desde Madrid, 15 de marzo de 2015 (13:00 CET)

Si existe una compañía que tiene la capacidad de resucitar los mercados que toca, ésa es Apple. La demanda de joyas y otros adornos confeccionados con oro se ha reducido a la mitad en la última década en Estados Unidos y Europa. Los principales mercados del Viejo Continente (Reino Unido e Italia) deambulan por una de sus peores crisis. Además de las razones económicas, el motivo es la evolución del gusto del consumidor. Desde hace poco más de un lustro las tendencias han cambiado y lo cool es el blanco y el platino.

El Consejo Mundial del Oro está esperanzado en que las tornas cambien de nuevo. El lanzamiento de las versiones doradas de iPhone y MacBook ya atrajo consumidores hacia el metal precioso, tendencia que se podría pronunciar gracias al lanzamiento del nuevo Apple Watch bordeado con oro, según la consultora Metallis Consulting. Su portavoz, Neil Meader ha indicado a Bloomberg TV, que la publicidad de Apple tiene la capacidad de "balancear el gusto de los clientes" gracias a sus diseños.

LEA EN 'MICROSIERVOS': el Apple Watch de 10.000 dólares... o más

Dicho de otro modo, la venta de oro no repuntará porque se consuma más para crear los relojes, sino por el efecto prescriptor de la firma estadounidense debido a "su reputación" cultural. El lanzamiento del nuevo gadget beneficiará al negocio de este metal en EEUU y Europa. "Apple ha clasificado sus productos rematados con oro como 'una forma única de lujo'", en sus anuncios. La patronal mundial del metal confía en que el público pudiente más joven tire de las ventas.

Frontal y detalle del Apple Watch

"Un ribete de oro en un Ferreri se considera de mal gusto, pero esos mismos acabados en un producto tecnológico hacen que parezca más relevante", explica Meader. No sería el primer precedente en que la cultura popular resucita mercados considerados arcaicos. Jessica Simpson, Halle Berry o Kate Middelton multiplicaron por 15 entre 2009 y 2014 el precio de los zafiros y esmeraldas. Bastó con que lucieran sus anillos de compromiso armados de estas piedras preciosas.

Jóvenes pudientes

Las esperanzas del sector radican, pues, en el efecto contagio desde Apple hacia otras referencias y no en su producción. La demanda de Apple Watch se concentrará en China, donde el apetito por el metal ya está cerca de su récord. Meader asume que si hay 50 gramos de oro en cada reloj y Apple vende 10.000 dispositivos, la compañía necesitaría alrededor de media tonelada métrica adicional. La cantidad compara con las 2.153 toneladas de la demanda mundial, de acuerdo con el Consejo Mundial del Oro.

El oro subió el viernes por primera vez en dos semanas. Curiosamente, coincidiendo con la presentación de los nuevos productos de Apple, el mercado ha vivido sumergido en las sesiones de mayor especulación relacionadas con este tradicional valor refugio. Los inversores confían en que los 17 años de atonía pueden terminar con el impulso a las compras dado desde Apple y su órbita. Los lingotes para entrega inmediata subieron el 0,2% a 1.156 dólares la onza en el mercado de Londres.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad