Samsung pagará 5.200 millones por el fiasco del Note 7 (de momento)

stop

El fabricante surcoreano sigue haciendo números y cifra en 2.800 millones el coste para los próximos seis meses, que se suman a los del último trimestre

Un Samsung Galaxy Note 7 tras arder.

Barcelona / Madrid / Galicia, 14 de octubre de 2016 (09:28 CET)

Samsung sigue haciendo números, y puede que no se quede ahí. Este jueves admitió que las pérdidas por el fiasco del Galaxy Note 7 irán más allá del último trimestre, para el que ya calculó una caída del beneficio del 30%, y ha hecho números para los próximos seis meses: unos 2.800 millones de euros, con lo que la factura total superará los 5.000 millones… de momento.

El gigante surcoreano estima un impacto negativo de en torno a 2,5 billones de wones (2.000 millones de euros) para el cuarto trimestre de 2016 (octubre-diciembre) y de en torno a un billón de wones (800 millones de euros) para el trimestre de enero a marzo de 2017, según anunció en un comunicado.  

Sube la factura  

Estos 2.800 millones se suman a los más de 2.000 millones que calculó para el último trimestre (julio-septiembre). Samsung anunció a principios de semana que no cumpliría el objetivo de crecer un 5% en esos tres meses, sino que su resultado caería casi un 30%.  

En el mismo trimestre de 2015, la compañía ganó 6.289 millones de euros. Con el crecimiento previsto, iba a cerrar el periodo con unos 6.600 millones. En lugar de eso, presentará unas cuentas con menos de 4.200 millones, con lo que el impacto en ese trimestre es de 2.400 millones. Las cifras definitivas se presentarán a final de mes.    

Sumando estos 2.400 millones los 2.800 millones del trimestre en curso y el siguiente, la factura ascenderá a 5.200 millones de euros, por ahora, ya que la crisis reputacional parece incalculable.  
 
El gran fiasco  

El Galaxy Note 7 era el gran lanzamiento de Samsung de este año, su nuevo dispositivo estrella. De hecho, para hacerle sombra al iPhone 7, el fabricante surcoreano avanzó a agosto su presentación, pero los problemas con los incendios de la batería empezaron pronto.    

Tras constatar que no podía solventarlos, la compañía anunció el martes que retiraba definitivamente el dispositivo de la venta. Samsung ha enviado a los propietarios del Note 7 un kit con guantes ignífugos para que retiren su dispositivo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad