Las ventas del Samsung Galaxy S9 arrancaron "más lentas de lo esperado", según Samsung. Fotografía: Samsung

Samsung reduce sus ingresos lastrada por las débiles ventas del Galaxy S9

stop

Buenos resultados en televisores y chips, pero las menores ventas del Galaxy S9 en el último trimestre ponen fin a los beneficios de récord de Samsung

Manu Contreras

Las ventas del Samsung Galaxy S9 arrancaron "más lentas de lo esperado", según Samsung. Fotografía: Samsung

Madrid, 31 de julio de 2018 (18:51 CET)

Samsung Electronics, el mayor fabricante de móviles del mundo, ha tenido un mal trimestre después de otro mal trimestre. La empresa surcoreana ha publicado los resultados del último trimestre financiero con una mala noticia para su división de móviles, porque los Samsung Galaxy S9 y Galaxy S9+ no se ha vendido bien.

Según Samsung sus ingresos cayeron un 4% respecto al mismo trimestre del año pasado debido precisamente y según la compaía sobre todo a las malas ventas de uno de sus productos estrella del año.

A principios de julio algunos analistas ya avisaban de lo devastador que podría ser este trimestre para Samsung, llegando a afirmar que Samsung no veía unas ventas tan flojas de su móvil buque insignia desde el Galaxy S3 de 2012.

Las ventas del Samsung Galaxy S9 arrancaron "más lentas de lo esperado", según Samsung

Samsung presentó su teléfono estrella el pasado marzo, fuera del Mobile World Congress que se celebra en Barcelona, fecha en la que se suele hacer el grueso de presentaciones de equipos como los de Huawei o Sony Mobile.

Galaxy S9, un buen teléfono que no entusiasma

Tras el Samsung Galaxy Note 8 del pasado verano, que introdujo por primera vez un sistema de cámaras dual en la marca surcoreana, y por el torrente de innovaciones de otros fabricantes se esperaba una gran evolución del ‘flasgship’ de Samsung que no llegó.

La falta de nuevas ideas y que smartphones más antiguos como el Galaxy S7 (febrero 2016) todavía aguanta bien el paso del tiempo, ha provocado que las ventas quedasen por debajo de las previsiones. Tampoco se puede olvidar la temida competencia de China donde marcas como Huawei, Oppo o Xiaomi han canibalizado las ventas.

También la división de pantallas de Samsung ha sufrido con una demanda muy floja

Con todo y a pesar de fallar en las previsiones en el segundo trimestre se vendieron más Galaxy S9 que iPhone X, cuando el de Apple ya acusa la proximidad de su renovación.

Samsung baja también en pantallas

No sólo los móviles. También la división de pantallas de Samsung ha sufrido con una demanda muy floja por parte de los fabricantes. La empresa espera que la segunda mitad del año sea mejor para los nuevos paneles OLED que montan, entre otros, teléfonos como el iPhone X.

Fotografía: Samsung

Ahora el foco queda en la presentación de la semana que viene del nuevo Galaxy Note 9, el Smartphone con S-Pen, su lápiz digital del que tampoco se espera que vaya a ser un gran salto generacional, pero del que se comenta llegará con 30 días de exclusividad de Fortnite Mobile para Android.

Con 125 millones de usuarios Fortnite es actualmente uno de los  videojuegos más popular del mundo y Fortnite Mobile, para iOS, ha sido el tercer lanzamiento móvil más exitoso después de Clash Royale y Pokémon Go.

Buenos resultados en televisores, procesadores y memorias

Las buenas noticias para Samsung son sus chips y sus televisores, dos unidades de negocio clave de la compañía que sí crecen y se mantienen en positivo.

En el caso de los televisores Samsung ha logrado buenas ventas gracias al Mundial de Fútbol, un evento que siempre suele ayudar a estas empresas a vender más unidades. Especialmente en el caso de la gama alta de televisores Samsung y de sus modelos QLED TV desde su lanzamiento en 2017 y sobre todo después de la renovación a principios de este año.

En cuestión de chips, sus memorias SSD y DRAM son las más demandadas y previsiblemente seguirán siéndolo para incorporarse a teléfonos, tablets, portátiles y otros dispositivos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad