El videojuego Mortal Kombat, uno de los primeros en ser acusado de potenciar la violencia en la sociedad

Trump revive el mito de que los videojuegos causan tiroteos

stop

Donald Trump vincula los tiroteos masivos en EE UU con la proliferación de los videojuegos violentos, pero la ciencia y los datos le desmienten

Alessandro Solís

Economía Digital

El videojuego Mortal Kombat, uno de los primeros en ser acusado de potenciar la violencia en la sociedad

Barcelona, 07 de agosto de 2019 (13:27 CET)

La ciencia no ha conseguido comprobar que la proliferación de videojuegos violentos provoque actos bélicos como tiroteos y atentados terroristas. Esto ha sido cierto desde que los políticos y líderes de opinión tanto conservadores como liberales intentaron vincular una cosa y la otra, sin pruebas científicas para respaldar tales aseveraciones. Y sigue siéndolo muy a pesar de que Donald Trump insista en revivir el mito cada vez que lo ve conveniente.

Después de los lamentables tiroteos del pasado fin de semana en EE UU, considerados por una parte de la opinión pública como terrorismo supremacista blanco, el presidente estadounidense afirmó que "debemos detener la glorificación de la violencia en nuestra sociedad". "Esto incluye los videojuegos horripilantes y espeluznantes que ahora son comunes", dijo el jefe de la Casa Blanca, con el apoyo de otros líderes del Partido Republicano que creen que esa es la solución a los crímenes de odio.

"Hoy es demasiado fácil para los jóvenes con problemas rodearse de una cultura que celebra la violencia. Debemos detener o reducir sustancialmente esto y tiene que comenzar de inmediato", añadió Trump, que también se ganó críticas del espectro del Partido Demócrata por vincular los tiroteos a problemas de salud mental sin siquiera hacer mención al supremacismo blanco, pese a todas las señales que apuntan en esa dirección. Tampoco se refirió a la venta libre de armas como un problema.

El líder de la Minoría de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, el republicano Kevin McCarthy, se suscribió a las declaraciones de Trump, comentando: "La idea de estos videojuegos que deshumanizan a las personas para tener un juego de disparar a las personas y a otros... siempre he sentido que es un problema para las generaciones futuras y para otros. Hemos observado en estudios mostrados anteriormente lo que hace a las personas. Cuando miras estas fotos de cómo sucedió, puedes ver las acciones dentro de los videojuegos y otros".

Los números no cuadran: hay videojuegos en todo el mundo

Hay investigaciones que sugieren que los videojuegos pueden hacer a las personas más agresivas físicamente, pero no es algo exclusivo de EE UU. Y son más los estudios que tumban la teoría de que los videojuegos causan tiroteos como los de este fin de semana y los cientos que se han registrado en la nación americana en los últimos años. En todo caso, también hay números puros y duros que desmontan este argumento.

Por ejemplo, en un gráfico que publica el digital Vox se puede hacer la comparativa por países entre ventas de videojuegos y muertes violentas por armas. Mientras EE UU no es siquiera el primer país del mundo que más dinero per cápita ingresa por videojuegos, sí que es –por mucho– el que más muertes por arma registra. Así las cosas, mientras Japón es el país con más ventas de videojuegos, es una de las naciones desarrolladas con menos muertes violentas con armas de fuego.

"Todos los países tienen videojuegos, pero solo uno tiene un problema de tiroteos masivos" es el título de un artículo de IGN que explora esta teoría. El medio, especializado en videojuegos y tecnología, explicó que "países como Canadá, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda son inmediatamente comparables a los EE UU" porque "todos comparten un idioma común y, en cierta medida, todos comparten una gran cantidad de cultura popular".

"Todos ellos tienen un gran mercado de juegos, y aquí en IGN vemos lectores significativos de esos países. Y, sin embargo, aunque ninguno de ellos está completamente libre de horribles masacres de armas (Nueva Zelanda siendo la víctima más reciente de un ataque por motivos raciales), las tasas de disparos masivos per cápita en todos esos países son dramáticamente más bajas que las de Estados Unidos", añadió. "Esta hipótesis simplemente no resiste el escrutinio, y es claramente un intento de hacer chivo expiatorio a los videojuegos cuando hay culpables mucho más obvios".

Axios, por su parte, matizó que es posible argumentar que "los videojuegos contribuyen a un mundo en el que estamos desensibilizados ante tal violencia". "Y eso puede ser verdad. ¿Pero sabes qué más hace que la gente se entumezca por los tiroteos masivos? Leyendo sobre uno nuevo prácticamente todos los días", dijo el medio. En todo caso, y porque nunca está de más recordarlo, también siempre está la ciencia para desmontar los argumentos de Trump.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad