Un estafador demuestra que es posible salir de la cárcel con un 'smartphone'

stop

Neil Moore consiguió abandonar la prisión por la puerta principal y sin que nadie sospechara

El interior de una prisión

en Barcelona, 30 de marzo de 2015 (11:26 CET)

Podría ser el guión de un a película, pero no lo es. El estafador británico Neil Moore ha demostrado que es posible salir de la cárcel gracias a un smartphone.

Lo primero que hay que hacer es conseguir un teléfono. Y Moore lo obtuvo de contrabando dentro de la propia prisión. Después, se conectó a internet y comenzó a planificar su salida.

Escaparse sin levantar sospechas

Pero, ¿en qué consistía su plan? Registró un dominio con un nombre similar al de la oficina de los juzgados que le habían metido en prisión y lo puso a nombre del investigador que le había encarcelado y fijó su dirección en los juzgados.

Después, mandó un e-mail con su orden de libertad a las autoridades de prisión utilizando el dominio que previamente había creado. Poco desués, los funcionarios de la prisión fueron a buscar a Neil para ponerlo en libertad. Consiguió así fugarse sin que sospecharan de ello y sólo con un teléfono móvil. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad