La nueva dirección de Twitter España deberá hacer frente a la caída de usuarios

Las desavenencias con la cúpula directiva de Estados Unidos y el nuevo tipo mínimo de sociedades condicionan el arranque del curso de la compañía en España

El director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey. EFE

Ante el desembarco casi desmedido de TikTok entre las generaciones más jóvenes, las redes sociales han visto cómo el mercado se disputaba aún más. Concretamente, la plataforma de vídeos de origen chino, y propiedad de ByteDance, consiguió recientemente superar la barrera de los 3.000 millones de descargas a nivel global, solo sobrepasada por las redes sociales de Facebook.

Así, ha entrado un nuevo actor, algo que ha favorecido, por otro lado, a Twitter, ya que TikTok no compite directamente con esta, sino con otras como Instagram. En cuanto a Twitter, según los resultados del segundo trimestre de 2021, incrementó sus ingresos un 74%, gracias en parte al magnífico rendimiento de la publicidad y el aumento de usuarios.

Concretamente, a nivel global, obtuvo unos ingresos de 1.190 millones de dólares, en comparación con los 683,4 millones de dólares del mismo ejercicio en 2020. De esta forma, Jack Dorsey, CEO de la compañía, aseguró que “existe una gran oportunidad para que todo el mundo utilice Twitter”.

En España, sin embargo, la situación no es tan alentadora. Según los últimos datos, en 2020 existían 4,1 millones de usuarios, es decir, un descenso del 7% respecto al año anterior, debido a la eliminación de cuentas inactivas y los nuevos protocolos de verificación.

Todo ello, además, en una especie de tormenta que no le ha sentado bien a Twitter Spain, sociedad limitada encargada de operar en España, la cual ha vivido un cambio en su dirección por desavenencias y mantiene sus beneficios fiscales fuera del territorio nacional, donde su implicación parece anecdótica.

Cambios recientes en la dirección española

A nivel nacional, según los últimos datos del Registro Mercantil, Twitter España cuenta con 21 empleados, uno menos que el año pasado. En cuanto al gasto destinado a personal, en 2020, fue de res millones de euros, por lo que se puede deducir que, en su mayor parte, dedican esta cantidad a sueldos de responsabilidades directivas.

Sin embargo, en los últimos tiempos la que fuera directora general de Twitter España, Nathalie Picquot, mostró públicamente sus discrepancias con la política de contenidos de la compañía, dirigida directamente desde Estados Unidos.

Por ello, presentó su renuncia ante la dirección de dicho país y de Europa, desde que asumiera su cargo en octubre de 2017, reemplazando a Pepe López de Ayala. Este último pasó a ser el director general de Twitter en la región hispanohablante de América Latina.

En cuanto a la nueva dirección, ha tomado el relevo Javier Pagán en el puesto de director general y, en el cargo de director de Agencias de Twitter España, se sitúa en este momento Jaime Pelegrí, quien pasó antes por Google durante más de tres años.

Twitter opera en España, pero mantiene su sede en Irlanda

En cuanto a la tributación de Twitter en España, su implicación es muy parecida a las demás tecnológicas con actividad en España, que deslocalizan sus beneficios a Irlanda, un lugar más atractivo en materia impositiva que el territorio español.

Según el ejercicio de la compañía en España referente a 2019 y citado por Expansión, la filial declaró unos ingresos de 4,82 millones de euros, es decir, con un incremento del 6,7% respecto al ejercicio de 2018, tal y como se puede ver en las cuentas anuales del Registro Mercantil.

En este sentido, Twitter factura la venta de publicidad mediante Twitter International Company, cuya sede radica en Irlanda. De esta forma, a pesar del crecimiento en sus ingresos, la filial solo pagó por el impuesto de sociedades 100.118 euros en 2019, un 11% menos que en 2018 y un 25% menos que en 2017. Mientras tanto, obtuvo un beneficio neto de 360.064 euros.

El año pasado, por el contrario, su facturación se redujo a 4,66 millones de euros, según lo publicado en el Registro Mercantil e informado por El País. Así, en concepto de impuesto de sociedades solo pagó 94.010 euros en España, menos aún que en 2019.

En un marco regulatorio aún por definir y, tras la cesión de la Unión Europea (UE) a las presiones estadounidenses de retirar la denominada tasa Google después del acuerdo del G20 para implementar un impuesto mínimo global para las multinacionales tecnológicas, Twitter –y otras como Google o Microsoft– podrían incrementar la cantidad de impuestos que pagan en España.

Esto se debería a que Irlanda dejaría de tener ese atractivo fiscal, al asumir también el tipo mínimo del 15%. Sin embargo, aún habrá que ver qué recorrido tiene este tipo y cuál será el siguiente paso de las filiales que operan en España, pero tienen su sede en Irlanda.

Noticia original: Business Insider

Autor: Abraham Andreu