Los rivales de Google plantan batalla al buscador ante la Comisión Europea

Cuatro compañías solicitan a Bruselas que prohíba a Google aparecer por defecto en Chrome, Firefox y Safari para acabar con su monopolio tecnológico

Los diputados debaten en el Parlamento Europeo. EFE

Los políticos deben poner fin al hecho de que Google aparezca por defecto en navegadores web como Safari y Firefox para desmantelar un supuesto monopolio que el gigante tecnológico mantiene en el mercado de las búsquedas, según exigen cuatro de sus mayores rivales.

Además de Chrome, el navegador propio de Google, que acapara el 69% del mercado, la empresa ha llegado a acuerdos multimillonarios con Apple y Mozilla para mantenerse como motor de búsqueda por defecto en sus respectivos navegadores.

DuckDuckGo, Ecosia, Lilo y Qwant han pedido a los legisladores que pongan fin al “acaparamiento del lugar por defecto” de Google en los navegadores web. Lo han hecho en una carta abierta a la Comisión Europea en la que piden que esta facilite a los usuarios poder configurar otras alternativas.

“Google no se habría convertido en el gigante que es hoy en día sin años de bloqueo de estos valores predeterminados”, dice la misiva, que añade que si los legisladores no abordan la cuestión, el problema continuará.

La petición llega apenas unas semanas después de que Google actualizara su controvertida “pantalla de elección” para los usuarios de Android en Europa.

En ella, ahora los motores de búsqueda rivales pueden luchar por un espacio por defecto en los teléfonos que utilizan el sistema operativo de la compañía.

Google introdujo ese sistema tras tener que pagar una multa de 5.000 millones de dólares a la UE en 2018. Con esto, puso también fin a parte de las quejas de una competencia que pide que las medidas antimonopolio vayan más allá.

A los usuarios de teléfonos Android se les presentan ahora los cinco motores de búsqueda más populares en sus respectivos países, así como 7 alternativas.

Un usuario programa su teclado en el sistema operativo de Android. Foto: Google

Pero empresas como DuckDuckGo y Ecosia afirman que la UE debe ir más lejos. El consejero delegado de la primera, Gabriel Weinberg, acusa a Google de suprimir la competencia “dificultando innecesariamente el cambio de navegador”.

La UE tiene ahora la oportunidad de tomar una medida eficaz y diferenciadora para reducir el monopolio de búsqueda de Google y mostrar a todas las empresas la manera correcta de actuar”, explica.

La responsable de políticas públicas de Ecosia, Sophie Dembinski, explica a Business Insider que “aún queda mucho por hacer para frenar el dominio de Google en el mercado europeo de las búsquedas”, y pide a los legisladores que apliquen una norma de “cambio de un solo clic” como parte de la Ley de Mercados Digitales, el buque insignia regulatorio de la UE, que aún está en proceso de elaboración.

“Pedimos a la Comisión Europea que asuma un papel de liderazgo para garantizar que la DMA aborde con éxito la barrera más aguda en las búsquedas: el acaparamiento del lugar por defecto por parte de Google”, dice Dembinski.

“Este comportamiento anticompetitivo suprime la capacidad de elección de los usuarios y la competencia leal en el mercado de las búsquedas y corre el riesgo de seguir haciéndolo a menos que los responsables políticos tomen medidas urgentes para aplicar una lógica similar para los usuarios de Chrome de Google, exigiendo al gigante tecnológico que aplique un cambio de un clic”.

Google ha defendido anteriormente su compromiso de ofrecer a los usuarios unos niveles de “elección sin precedentes” a la hora de decidir qué aplicaciones instalan, utilizan y establecen por defecto en sus dispositivos. La empresa no ha respondido por ahora a Business Insider.

Noticia original: Business Insider

Autor: Martin Coulter