Los economistas creen que la tasa ‘Google’ española no tiene recorrido

Los economistas creen que el tipo mínimo en Sociedades a nivel internacional no tendrá mucho impacto en España al pagarse ya un tipo más alto

El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich

El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich

Los ministros del G7 alcanzaron el pasado sábado un acuerdo “histórico” sobre la reforma del sistema fiscal global al pactar las economías más desarrolladas del mundo -Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Canadá, Italia y Japón- que los gigantes tecnológicos multinacionales se comprometan, al menos, a pagar un 15% de tipo mínimo de Sociedades.

El Consejo General de Economistas (CGE) ha aplaudido este martes dicho acuerdo al ser “un primer paso para llegar a tener una tributación más ordenada y acorde con la realidad de las multinacionales“, previo a su desarrollo en el marco de la OCDE. y el G-20, según han señalado en la presentación del documento ‘Declaración de Sociedades 2020’.

El presidente del REAF del CGE, Agustín Fernández, ha explicado que el planteamiento del G-/ radica en tratar de acabar con el concepto habitual de la fiscalidad con presencia en cada país y combinarlo con la existencia de un tipo mínimo “más om enos armonizado y unificado” entre los distintos países.

Fin a la ‘tasa Google’ española

En palabras del presidente del CGE, Valentín Pich, no era bueno que España por su peso económico e institucional tuviese “algún problema” al ser el primero en introducir determinados impuestos, como el de servicios digitales, conocido como ‘tasa Google’.

Por ello, Pich ha dicho ver “fantástico” que se pueda consensuar un tipo mínimo en Sociedades que grave la fiscalidad de las sociedades y grandes multinacionales, incluidas las tecnológicas, ya que evitará el perjuicio que podría suponer para España la imposición unilateral del impuesto digital aprobado al darse una solución para todos.

Según Pich, el Impuesto de Sucesiones es “muy homologable pese a todas sus contradicciones”, y lo soportan la mayor parte las grandes compañías.

En este sentido, el director del Instituto de Economía de Barcelona (IEB), José María Durán, ha considerado que si el acuerdo del G7 tiene su reflejo en un desarrollo legislativo, el impuesto español conocido como ‘tasa Google’, y adoptado también en otros países, como Francia, “no tendría razón de existir”. “Ha sido una cosa transitoria y lo razonable sería que desapareciera”, ha añadido.

Precisamente este martes el Consejo de Ministros ha aprobado un real decreto que regulará el funcionamiento de la ‘tasa Google‘, que implicará la localizacion de los dispositivos de los usuarios para la tributación, estableciéndose que el lugar de localización del dispositivo vendrá dado por todos los detalles de la dirección que use la tecnología de geolocalización empleada.

Sin gran impacto al pagarse ya tipos más altos

En cualquier caso, el presidente del REAF-CGE, Agustín Fernández, ha señalado que el acuerdo del G7 trata de unificar y evitar una competencia a la baja, si bien ha matizado que aún hay que ver cómo se articula, sobre qué reglas se va a aplicar el tipo mínimo, si ello conllevará la entrada de nuevas reglas de contabilidad a la hora de cuantificar el resultado contable. “Debería aplicarse correciones procedentes por doble imposición”, ha ahundado.

Según el Observatorio Fiscal de la Unión Europea, España podría llegar a recaudar unos 700 millones de euros con el tipo mínimo de Sociedades acordado a escala internacional, si bien los economistas creen que su impacto “no será significativo porque las empresas ya pagan un tipo superior” al 15%.

En concreto, el CGE cifra el tipo efectivo que se paga por Sociedades en España, Una vez aplicados loa ajustes contables, como la exención por doble imposición, los ajustes de consolidación en grupos o la compensación de BIN’s, en un 21,91% en el caso de los grupos consolidados y en un 17,40% en el resto, cercanos al tipo nominal. La Agencia Tributaria en cambio estima en un 5,11% el tipo efectivo de Sociedades que pagan las grandes empresas por su beneficio y en un 12,24% el resto.

España “recibirá más que dará” en el reparto por países

El secretario técnico del REAF del CGE, Luis del Amo, ha explicado que la recaudación no será demasiado elevada porque la mayor parte de las empresas ya abona un tipo superior

En cambio, los economistas creen que España sí podría verse beneficiada de cara a sus arcas públicas con en el reparto por países, ya que, según han explicado, se plantea un sistema donde haya un porcentaje de beneficios que tribute siempre en la sede del grupo de sociedades y, además, una parte del resto del resultado del beneficio que sí se distribuya entre los distintos países donde la sociedad opera.

Ese ponderación entre lo que España recibiría por el reparto de bases por países y lo que tendría que aportar España hacia fuera de reparto por una estructura en la que “no hay demasiado a nivel tecnológico”, al final España “tendría más que recibir que quedar”, ha apuntado Fernández.