Caro Hotel se impone a los hoteles Dimar y Vincci Lys en el proyector innovador ITH TechYroom 2.0

ITH TechYRoom busca acercar la tecnología y proporcionar herramientas innovadoras para la modernización hotelera

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Caro Hotel-Palacio Marqués de Caro se ha impuesto a los hoteles Dimar y Vincci Lys como proyecto ganador en proyecto ITH TechYroom 2.0, tal y como ha anunciado Turisme de la Comunitat Valenciana. ‘ITH TechYRoom 2.0’ es un proyecto impulsado por Turisme Comunitat Valenciana a través del Instituto Valenciano de Tecnologías Turísticas (Invat·tur) con la coordinación técnica del Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), y la colaboración de Visit València y Hosbec.

Este proyecto tiene como objetivo principal implementar una nueva habitación tecnológica en un establecimiento hotelero de la ciudad de València extendiendo el concepto de room más allá de la unidad alojativa tradicional e incluyendo tecnologías que contribuyan a la sostenibilidad y eficiencia energética, en alineación con los objetivos de Valencia como Capital Europea Verde 2024.

Además, se enmarca en la iniciativa ITH TechYRoom, que busca acercar la tecnología y proporcionar herramientas innovadoras para la modernización hotelera, ofreciendo showrooms reales donde se pueda experimentar con las últimas soluciones tecnológicas aplicadas a diversas áreas de estos establecimientos, promoviendo la escalabilidad y contribuyendo a la difusión tecnológica del destino.

La ‘ITH TechYroom 2.0’ da continuidad al trabajo iniciado en 2023 por Turisme Comunitat Valenciana e ITH con la instalación de la primera habitación tecnológica en el Hotel RH Corona del Mar en Benidorm, que inauguró la consellera de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, Nuria Montes, el pasado mes de febrero.

Comenta el artículo

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta

Ahora en portada
Arrozal de La Albufera afectado por la enfermedad de la pyricularia
Pseudoecologistas, dejen de engañar