Antifraude acusa a Ribó de repartir sobresueldos a sus concejales durante la pasada legislatura

Entre los beneficiados por este ingreso 'extra' se encuentra la vicealcaldesa socialista, Sandra Gómez

joan ribo efe kBjH U1101061564684e6C 1248x770@Las Provincias

El 13 de junio se cumplen seis años de la llegada de Ribó a la Alcaldía. Foto: EFE.

El próximo 13 de junio se cumplirán seis años desde que Joan Ribó (Compromís) llegó a la Alcaldía de Valencia, con un gobierno de coalición con el PSPV y València en Comú (Podemos). Este viernes se ha conocido un informe provisional de la Agencia Valenciana Antifraude que refleja un reparto de sobresueldos entre sus miembros de 772.000 euros.

Según este, el Ejecutivo municipal habría aprovechado la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local para otorgar a diez concejales un extra en la pasada legislatura (2015-2019). La normativa fiscal que utilizaron para hacer este reparto, comúnmente conocida como Ley Montoro, fue creada paradógicamente para contener el gasto de los municipios.

Los tres partidos pactaron un complemento en los salarios de dedicación parcial para igualar los de exclusiva

Así, diez de los 33 concejales debían tener una dedicación parcial con su correspondiente salario, que supone el 75% de la dedicación exclusiva. Sin embargo, los tres partidos pactaron igualar los sueldos de estos, aplicando un complemento. De esta forma, el informe de la AVA concluye que todo esto se realizó «sorteando» la Ley Montoro.

Este sistema de sobresueldos «violenta la voluntad expresada en la norma de cumplir los principios de estabilidad presupuestaria, sostenibilidad financiera o eficiencia en el uso de los recursos», según el AVA.

Los destinatarios de estos ‘extras’, fueron por partidos:

  • Compromís (cinco): Sergi Campillo, Giuseppe Grezzi, Gloria Tello, Pilar Soriano y Consol Castillo.
  • PSPV (tres): Sandra Gómez (vicealcaldesa), Anaïs Menguzzato y Vicent Sarrià.
  • València en Comú (dos): Neus Fábregas y María Oliver.

El completo con el que su justificó este ingreso se le llamó de «especial responsabilidad» por el que «ni se motivaron, ni se detallaron, ni se han acreditado las competencias específicas de los tenientes de alcalde en esa legislatura 2015-2019 que justifican la aplicación del complemento».

También se señala que no se especifica el porqué este complemento fue establecido en el 25% de los salarios, el porcentaje que les faltaba para tener la misma retribución que los ediles con dedicación exclusiva. «Esos tenientes de alcalde podrían compatibilizar su actividad pública con otras actividades privadas», todo pese a percibir «de facto» una retribución «equivalente al 100%» a la de dedicación exclusiva. 

En 2019 se cambió el mecanismo para percibir los sobresueldos

Sin embargo, a partir de 2019, año en el que comenzó la segunda legislatura de Ribó, se cambió el mecanismo. «No se han explicado las causas que llevaron a la modificación del régimen de retribuciones para los cargos electos para la legislatura 2019-2023″, indica el informe.

De momento, la Fiscalía no ha abierto «diligencias de investigación penal sobre la cuestión objeto de investigación» ya que «no ha podido valorar los hechos». Una acción que la AVA no descarta.