Arturo León dimite como líder de CC.OO. en Valencia tras vacunarse del coronavirus

El secretario general del sindicato abandona su puesto para no dañar la imagen de la organización

El secretario general de CCOO PV, Arturo León, interviene en un acto público, días antes de presentar su dimisión por haberse vacunado de coronavirus. EFE/Kai Försterling

El secretario general de CCOO PV, Arturo León, interviene en un acto público, días antes de presentar su dimisión por haberse vacunado de coronavirus. EFE/Kai Försterling

La lista de cargos públicos que se han visto obligados a presentar su dimisión tras haberse vacunado contra el coronavirus antes de tiempo continúa creciendo. El secretario general de Comisiones Obreras en Valencia, Arturo León, ha sido el último en renunciar, después de haber recibido la primera dosis del fármaco.

El líder del sindicato ha anunciado que cederá su puesto ante el Consell Confederal de la organización en la próxima reunión del miércoles, 10 de febrero, para evitar que la polémica por haber recibido la vacuna de la Covid-19 antes que otros colectivos de riesgo dañe la imagen de la institución.

Comisiones Obreras confirmó la semana pasada la vacunación de León, pero justificó la decisión ya que ocupa también un puesto de trabajo en la Unidad de Riesgos Laborales del Hospital General de Alicante. El sindicato mantiene que se ha respetado el protocolo sanitario establecido por el Departamento de Salud.

«Como personal sanitario con plaza en el Hospital de Alicante se incorporó parcialmente, compatibilizando sus funciones como técnico de prevención riesgos laborales con su responsabilidad sindical«, han argumentado.

El Gobierno valenciano ha abierto una investigación

Sin embargo, tras salir a la luz su vacunación, la Conselleria de Sanidad comunicó que había iniciado una investigación para conocer si se habían vulnerado los grupos prioritarios establecidos para acceder a la vacuna.

En ese momento, la campaña estaba centrada únicamente en el personal sanitario de primera línea, los usuarios de las residencias de mayores y la plantilla de estos centros. El Departamento de Salud ha encontrado más de 62 irregularidades en una campaña de vacunación marcada por la escasez de dosis que han enviado tanto la farmacéutica Pfizer como Moderna.

Comisiones Obreras alega que León no recibió la vacuna hasta que ya se había administrado la primera inyección al personal de limpieza, informático, administrativo, de almacén, de lavandería, de seguridad e incluso de la cafetería.

Las irregularidades en la vacunación provocan un cisma político

Las irregularidades en la campaña de vacunación han provocado un fuerte debate político en el seno de la Comunidad Valenciana. La vicepresidenta, Mónica Oltra, ha sido una de las más críticas con el proceso que impidió que se pudieran cumplir a tiempo las primeras fases. “Algo ha pasado”, advirtió la semana pasada.

La líder de Compromís ha lamentado que se haya administrado antes la primera dosis de la vacuna a “un jardinero o a personal administrativo de un hospital” que a los mayores internos en las residencias. “Es una cuestión que tendremos que esclarecer”, indicó en una entrevista en la Cadena SER.

Tras los primeros episodios polémicos, el Gobierno de Ximo Puig ha garantizado que la Comunidad Valenciana recibirá casi 560.000 unidades de la vacuna antes de 31 de marzo para poder inmunizar a todos los colectivos de riesgo. Será entonces cuando se inocularán las dosis de forma masiva al resto de la población.