El proveedor de los hospitales de campaña acusa a la Generalitat de decir «medias verdades»

Los informes publicados por Tragsa y Bomberos indica que no se profujeros desperfectos durante el temporal del pasado fin de semana

236c3b43c74f8d9d3638fe1754aeaafaf8f52ea7w

La polémica por el desalojo de los pacientes del hospital de campaña de Valencia ha provocado las críticas e incluso amenazas legales por parte de la oposición. Ayer, se presentó en rueda de prensa, los informes realizados por la empresa pública, Tragsa, y de los Bomberos forestales que señalaba que no habían habido fallos estructurales en las instalaciones.

La secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, y el secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel, señalaron que no se habían producido daños pese a las condiciones meteorológicas «extremas», y que, por tanto, los pacientes no corrieron riesgo «en ningún momento». Pese a ello, se ha indicado que los pacientes permanecerán en el antiguo Hospital La Fe hasta que reciban el alta médica.

Sobre la deuda al proveedor de los hospitales de campaña, Ángel informaba que faltaba por pagar el 25% del coste total, es decir, 1,2 millones de euros. El dueño de Grupo Hispano Vema, José Navarro, ha calificado este dato como una «media verdad».

Según ha detallado a Economía Digital, esta cantidad es la que debe el departamento de Emergencias. Pero, hay que sumarle la deuda de Sanidad de 3,8 millones, más 503.000 euros de equipamiento (baños, duchas, lavabos, etc.), 2,6 millones de la ampliación y 665.000 de los sobre costes del sobre suelo. «Se están echando la patata de un lado a otro», finalizaba.

El secretario autonómico también ha respondido a las declaraciones de la secretaria general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, Isabel Bonig, señalando que sus amenazas «no resultan decentes», dado que lo único que pretende es «bloquear cualquier acción» del Ejecutivo valenciano. «El enemigo no somos nosotros, sino el virus», ha indicado refiriéndose a la popular.

Sobre la comparación de los hospitales de campaña con el modelo que ha seguido la Comunidad de Madrid, Ángel ha insistido: «Nuestros hospitales de campaña siguen hoy habilitados y no han volado como los 59 millones que invirtió Ayuso en Ifema y que ya no existe en este tiempo tan corto».

El informe

Los técnicos del grupo empresarial público Tragsa y Bomberos, que acudieron al hospital de campaña de La Fe el pasado viernes, sábado y domingo, señalaban en el informe:

El comportamiento de la estructura metálica fue correcto, a pesar del extraordinario episodio de viento, que en momentos puntuales superó los 150 kilómetros por hora. (…) No se observó en ningún momento succión de la cubierta (efecto de levantamiento por inadecuada inclinación de la misma), o fallo mecánico de la estructura, a pesar de las elevadas tensiones estructurales por el efecto del viento.

La Sociedad Valenciana de Gestión Integral de los Servicios de Emergencias revisó, no solo el centro de Valencia, sino también el de Alicante y Castellón y concluyó que no se había encontrado «nada reseñable», sobre el de la capital valenciana señalaron: «existe algún cierre mediante el sistema de velcro que presenta algún pequeño pliegue, por lo que se abre y se cierra para que quede visualmente liso»