Guerra en el Gobierno valenciano por el futuro de la economía

Partido Socialista y Compromís se enzarzan públicamente por la elaboración del plan de recuperación tras la segunda oleada del coronavirus

El president de la Generalitat, Ximo Puig, conversa con la vicepresidenta, Mónica Oltra, durante un pleno de Les Corts. Ambos se han enzarzado por sus diferencias en el plan estratégico tras la Covid-19. EFE/Archivo

El president de la Generalitat, Ximo Puig, conversa con la vicepresidenta, Mónica Oltra, durante un pleno de Les Corts. Ambos se han enzarzado por sus diferencias en el plan estratégico tras la Covid-19. EFE/Archivo

El plan de recuperación económica por el coronavirus ha abierto una brecha entre los socios del Gobierno de la Comunidad Valenciana que han desencadenado una guerra mediática en plena pandemia de coronavirus. Partido Socialista y Compromís han decidido airear sus trapos sucios en público, con un cruce de acusaciones que hace tambalear la estabilidad de la coalición.

La vicepresidenta, Mónica Oltra, ha destapado la caja de pandora después de que el bloque socialista le haya desplazado de los planes estratégicos para recuperar la actividad económica tras la segunda oleada de contagios. Un movimiento que la líder de Compromís ha señalado con el dedo en Twitter para hacer partícipes a todos los valencianos.

Oltra ha achacado al presidente socialista Ximo Puig que no haya trabajado con sus socios el documento de trabajo para lograr la recuperación y se ha negado a asistir al acto de presentación de las conclusiones. «En la comunicación política se debe ser preciso por respeto a la ciudadanía”, ha denunciado en las redes sociales. 

La respuesta del bloque socialista no se ha hecho esperar. La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha salido a defender a su presidente, reprochando la “deslealtad” que ha protagonizado Oltra con su comentario en las redes sociales y ha mandado a la esquina a la vicepresidenta.

«Desde que ha empezado esta pandemia, yo he seguido estas premisas: aporta o aparta y he intentado poner mi granito de arena para remontar esta situación y apartarme de ruidos innecesarios», ha expuesto en una entrevista en À Punt.

La batalla dialéctica ha mostrado las costuras de la coalición del Gobierno autonómico en un momento de máxima delicadeza. La Comunidad Valenciana ha dejado de ser la región de la península con menor ritmo de contagios, en detrimento de Madrid y de Galicia. Un incremento constante que ha obligado al Gobierno a prolongar sus restricciones y que amenaza con aumentar las pérdidas del sector empresarial.

“Lo que demandan los ciudadanos es que su gobierno tenga una hoja de ruta, que es lo que presentó ayer el president”, ha justificado Bravo.

La oposición tilda los enfrentamientos de “vodevil”

Las discrepancias en el seno del Gobierno autonómico han alimentado las críticas de los partidos de la oposición que han reprochado en bloque la actitud de los dirigentes valencianos en plena crisis sanitaria por la Covid-19.

Partido Popular, Ciudadanos y Vox han lamentado el espectáculo que han protagonizado los representantes del Partido Socialista y de Compromís cuando está en juego la supervivencia económica de la región. «No nos merecemos esto», ha enfatizado la portavoz adjunta del grupo popular en el Parlamento valenciano, Eva Ortiz.

En la misma línea, la portavoz adjunta de Ciudadanos, Ruth Merino, ha afeado al Gobierno que «pierden el tiempo en lugar de dedicarse a las vidas y no en estar sacando tuits”. Mientras que el líder de Vox, Llanos Massó, ha subrayado que “esta tragicomedia sería muy graciosa en otra situación, pero en esta es lamentable”.