La Generalitat Valenciana da un primer paso para la jornada laboral de cuatro días

La Comunitat Valenciana es la primera autonomía en impulsar esta medida, propuesta por Unidas Podemos

8013032001001w

El Gobierno de España, y en concreto, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, tiene un objetivo en mente: aprobar la rebaja de la jornada laboral a cuatro días o 32 horas semanales. Aunque los socios del Ejecutivo, PSOE y Podemos no están muy de acuerdo con esta medida, el secretario general y presidente de la Comunitat Valenciana, Ximo Puig, ha dado el primer paso para implantar este modelo de trabajo.

De hecho, en los presupuestos de 2021 hay una partida de cuatro millones de euros para llevarla a cabo. El secretario autonómico de Empleo, Enric Nomdedéu, declaró que «no es una aspiración utópica». Esta cantidad se destinará a subvencionar a empresas que reduzcan la jornada de sus empleados sin que se suponga una bajada del sueldo.

En el anterior ejercicio el Botànic ya gastó 1,5 millones en esta política. La primera empresa valenciana en adoptar esta medida fue consultora de Elche, Zataca Systems, quien en febrero de 2020 señaló: «La semana de cuatro días ha disparado el número de currículum que recibimos».

«Sin duda, se trata de un gran avance por la conciliación de la vida laboral y familiar, algo fundamental para el bienestar y pleno rendimiento de cada uno de los trabajadores y trabajadoras de la plantilla», sañalaron desde la compañía.

Plan piloto a nivel nacional

Esta semana se ha empezado a desarrollar un plan piloto para que se empiece a implantar en 200 empresas. Esta iniciativa la ha llevado a cabo el secretario general de Más País, Íñigo Errejón, junto con el Gobierno. A este proyecto se destinarán 50 millones de euros para recompensar las pérdidas económicas de las empresas.

Díaz ha manifestado que la reducción de la jornada forma parte del acuerdo de coalición firmado por el PSOE Unidas Podemos. “La reducción de jornada, el control de horas extraordinarias, el derecho a la desconexión o la conciliación son elementos que deben dialogar en este necesario debate”, señaló en diciembre.

Son muchas las empresas que se declaran en contra de la reducción de horas porque esta afectaría a la productividad y competitividad de los empleados, al igual que se reduciría la conexión entre los empleados y con la institución.

Sin embargo, numerosos expertos afirman que la aplicación de esta supondría un aumento del rendimiento de los empleados. No facilitar la conciliación laboral puede suponer un aumento del estrés y el abandono de los empleados en detrimento de la motivación y la satisfacción con su trabajo.