Podemos impulsa la semana laboral de 4 días pese al rechazo del PSOE

El departamento de Yolanda Díaz afirma que el Gobierno tiene un "compromiso fuerte" con la semana de 4 días después del "no" de ministros socialistas

El entorno de Unidas Podemos asegura que el Gobierno de coalición tiene un “compromiso firme” con la semana laboral de cuatro días, a pesar de que esta semana dos ministros del PSOE la estimaron inviable.

El Ministerio de Trabajo que dirige la morada Yolanda Díaz no se mueve de la posición que defiende el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que la semana pasada en una entrevista en TVE aseguró que desde el Ejecutivo “se va a trabajar para explorar la reducción del tiempo de trabajo”. Lo dijo después de que Más País, el partido de su exsocio Íñigo Errejón, lo propusiera al Gobierno en la negociación del presupuesto.

Este viernes —tras constatarse durante la semana la negativa de los ministros socialistas José Luis Escrivá (Inclusión, Seguridad Social y Migraciones) y María Jesús Montero (Hacienda)—, Trabajo no solo ha aludido al compromiso de la coalición en este sentido, sino que ha tildado el tema de “central” y ha sugerido que, para debatirlo, debe proponerse una “ley de usos del tiempo“.

Así se ha expresado el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, durante una intervención en la comisión de presupuestos en el Senado. Eso sí, ha señalado que el “gran debate” en torno a la jornada laboral reducida no debe producirse en el marco de las cuentas del Estado, sino a través de una propuesta de ley sobre el tiempo del trabajo.

“El problema de los tiempos de trabajo es cómo funciona con el resto de tiempos (el de las ciudades, la vida, las tareas de cuidado)”, ha dicho Pérez. El discurso del tiempo, a su juicio, “ha sido fundamentalmente un discurso administrado en las relaciones laborales unilateralmente por el empresario, pero que tiene que pasar a ser administrado de manera bilateral y tener en cuenta el resto de tiempos”.

El PSOE no ve prioritaria la semana laboral de 4 días

El PSOE no ha dado aún señales de compartir esta posición con sus socios del Gobierno. Este miércoles, Montero rechazó la propuesta porque “no se ha abordado en el consejo de ministros ni se ha abordado en el área económica del Gobierno”, haciendo un llamamiento a sus compañeros de coalición a no “desconcentrarnos” de las múltiples emergencias que afectan al país.

“La prioridad es velar por volver a las tasas de crecimiento económico previas y que ninguna empresa se quede atrás”, dijo en una rueda de prensa la también ministra portavoz al ser consultada sobre este asunto.

Por su parte, Escrivá se expresó en términos similares, asegurando que en España no hay margen para implantar la semana laboral de cuatro días. El ministro de Seguridad Social ha explicado que no cree conveniente que “España sea un país que, con sus niveles de productividad y competitividad, tenga que dar prioridad a ese asunto”.

Lo que dice el pacto de PSOE y Podemos

Yolanda Díaz se ha manifestado públicamente a favor de la reducción de la jornada laboral y además ha señalado que la misma forma parte del acuerdo de coalición firmado hace un año por PSOE y Unidas Podemos.

“El tiempo de trabajo exige una nueva concepción, que atraviese, como ya estamos haciendo, leyes y usos laborales”, dijo la ministra la semana pasada. “La reducción de jornada, el control de horas extraordinarias, el derecho a la desconexión o la conciliación son elementos que deben dialogar en este necesario debate”.

En el pacto de coalición que sirve como base del Gobierno de Sánchez e Iglesias se compromete “un pacto social y político por la racionalización de los horarios, que incluirá una ley de usos del tiempo y racionalización de los horarios” en aras de “reorganizar completamente los tiempos de trabajo, ocio y cuidados”.

El acuerdo de PSOE y Podemos no menciona explícitamente la semana laboral de cuatro días o 32 horas.