Ximo Puig pide un toque de queda para 2,6 millones de valencianos

A la espera de la resolución del TSJCV, la medida ya cuenta con el aval de la Fiscalía

210720 Fecoreva 1

Ximo Puig, ha señalado que «sería una irresponsabilidad» no actuar. Foto: GVA.

Hace una semana, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, solicitó al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) la aplicación del toque de queda en los municipios valencianos con mayor incidencia de coronavirus. Este jueves, ha pedido duplicar las localidades afectadas por esta restricción.

Actualmente, 32 municipios ven limitada su movilidad desde la 01.00 hasta las 06.00 de la mañana, y Puig quiere que sean 77. Esta medida, en caso de que el TSJCV la apruebe, permanecería hasta el 16 de agosto y afectaría a 2,6 millones de personas, más de la mitad de la población total de toda la región (4,9 millones).

Sobre el resto de restricciones actuales, Puig ha presentado algunas modificaciones, como la reducción del aforo en espectáculos, celebraciones y recintos deportivos al 50% en interiores con un máximo de 1.500 personas.

Puig ha considerado que estas medidas son necesarias ante el empeoramiento de los datos de la pandemia, que ha hecho que en dos semanas se hayan duplicado los ingresos hospitalarios y en UCI.

«Sería una irresponsabilidad no poner todo lo que podemos hacer a disposición de la lucha contra la pandemia», ha dicho el dirigente autonómico, que ha recalcado que la Covid siempre va «a por los más vulnerables, que ahora son los no vacunados».

Los municipios que se verán afectados

Los municipios propuestos en Valencia son: Albal, Alboraia, Alcàsser, Aldaia, Alfafar, Alginet, Almussafes, Benaguasil, Benetússer, Benifaió, Bétera, Buñol, Burjassot, Canals, Chiva, Foios, Gandia, Godella, L’Eliana, L’Olleria, Manises, Massamagrell, Massanassa, Meliana, Mislata, Museros, Oliva, Paiporta, Paterna, Picassent, la Pobla de Farnals, la Pobla de Vallbona, Puçol, El Puig, Rafelbunyol, Requena, Riba-roja de Túria, Rocafort, Sagunto, Silla, Sueca, Tavernes de la Valldigna, Turís, Utiel, València, Vilamarxant, Xeraco y Xirivella.

En Alicante:  L’Alfàs del Pi, Alicante, Banyeres de Mariola, Benidorm, Callosa d’en Sarrià, Callosa de Segura, Calp, Dénia, Gata de Gorgos, La Nucía, Muro de Alcoy, Ondara, Pego, Santa Pola, Sant Vicent del Raspeig, Sax, Teulada y la Vila Joiosa.

Y, en Castellón: Alcalà de Xivert, Almenara, Benicàssim, Borriana, Borriol, Onda, Oropesa del Mar, Peníscola, Torreblanca, Vila-real y Vinaròs.

El alcalde de Alicante avisa que esta modificación puede «arruinar» toda la temporada turística

El alcalde de Alicante, Luis Barcala, ya se ha pronunciado al respecto, señalando que la ampliación del toque de queda a una quincena de municipios de la provincia, incluida la capital, amenaza con «arruinar» toda la temporada turística y considera de esta forma «se pone en peligro la supervivencia de miles de puestos de trabajo relacionados con el sector».

«Se nos pidió un sobre esfuerzo en Semana Santa para salvar el verano, pero la Conselleria no hizo los deberes y despidió a 3.000 sanitarios», ha destacado el ‘popular’.

«Hace apenas un mes y medio el ‘president’ Puig sacaba pecho anunciando que teníamos las mejores cifras de Europa, pero hoy sucede todo lo contrario y no hay autocrítica, al igual que no ha habido ninguna medida para sostener el bajo nivel de contagios», ha señalado.