El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo y la ministra de agricultura, Isabel García Tejerina, durante un consejo de ministros. EFE/Ballesteros

La tranquilidad del Gobierno sobre el Popular provoca el crash de la acción

stop

El portavoz del Gobierno genera aún más incertidumbre sobre el futuro del Popular al reconocer que el Consejo de Ministros no abordó la crisis

Ismael García Villarejo

Economía Digital

El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo y la ministra de agricultura, Isabel García Tejerina, durante un consejo de ministros. EFE/Ballesteros

02 de junio de 2017 (17:44 CET)

Banco Popular se hundió de nuevo y marcó mínimos este viernes desde 1986, en niveles de 0,38 euros por acción. La reducción alcanzó valles del -23%, aunque se elevaron más tarde hasta la zona del -20% y al –17% definitivo del cierre: hasta los 0,42 euros finales por título. La entidad rebotó a primera hora de la mañana cerca del 6%, pero la presión bajista, que controla ya el 12% del capital, se recrudeció y las ventas se impusieron de nuevo.

En el acumulado semanal, el desplome supera el -42% y la capitalización se desmoronó hasta los 1.600 millones de euros, aunque a mediodía parecía anclada en los 2.100 millones. La huída en minutos fue, por tanto, dramática. El nuevo volumen deja al Popular sólo por encima de Técnicas Reunidas. Este importe, los 1.600 millones, se ubica en cotas muy inferiores a las de la ampliación de capital ejecutada hace justo ahora un año.

La depreciación desde entonces alcanza el -70%. A pesar de la evolución negativa constante --con seis jornadas negras consecutivas--, sin ninguna resistencia aparente que pueda contener la sangría, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (PP), declaró este viernes que el Ejecutivo “está tranquilo”. “No existe ninguna preocupación mayor”. Los inversores activaron las ventas tras escuchar al ministro. Fuentes oficiales del Popular declinaron hacer comentarios sobre su cotización.

Banco Popular: el Gobierno admite que no trató la crisis en el Consejo de Ministros

En el banco, bajo presidencia de Emilio Saracho, decidieron que tampoco se pronunciarán sobre los intensos rumores que señalan una intervención. La posibilidad fue desmentida el jueves por funcionarios europeos, si bien es cierto que aún no se produjo la gran caída bursátil que empezó al mediodía. El acuerdo entre Bruselas y Roma para cursar una suerte de rescate “soft” para el Monte dei Paschi desató los rumores de que se diseña una fórmula similar para sacar al Popular de su crisis.

Preguntado por la posibilidad, De Vigo titubeó y echó balones fuera con un ambiguo “gracias a las reformas, España tiene uno de los sistemas financieros más sólidos”. El ministro de economía, Luis de Guindos, está en los Estados Unidos y no pudo informar al resto del Consejo de Ministros sobre el estado del Popular. El Gobierno no abordó la crisis. Así lo reconoció el propio portavoz.