Ana Botín, presidenta de Banco Santander, que tantea la compra del Popular. EFE-JL

Botín da pasos concretos en la compra del Popular: ficha asesores

stop

Ana Botín contrata a Citibank como asesor para estudiar qué oferta puede presentar el Santander para comprar el Popular sin riesgos

Barcelona, 19 de mayo de 2017 (17:04 CET)

Banco Santander no oculta su interés por absorber al Banco Popular: la entidad de Ana Botín fichó a Citibank para analizar una posible compra sin riesgos, y elaborar una propuesta antes del 10 de junio.

Los contactos del Santander con el Citi por esta posible adquisición provienen desde principios de año, y si realmente está interesado, el banco comprador debería ampliar su capital en 6.000 millones de euros para poder financiar la adquisición, precisa Reuters.

Con el estudio bajo el brazo y una propuesta sólida, la dirección del Santander podría justificar la compra y despejar las dudas sobre los posibles riesgos ante los accionistas.

El Santander está interesado en la fuerte posición del Popular en su área de créditos a pequeñas y medianas empresas, aunque el segundo arrastra un lastre de 37.000 millones de euros de activos tóxicos.

BBVA no descarta la compra, pero sigue con dudas

El Santander no sería el único interesado. BBVA no lo dice abiertamente, pero no descarta presentar una oferta, aunque en la dirección del banco temen que sea una operación demasiado arriesgada para la salud del banco de Francisco González. A finales de año había tanteado ofrecer 1,2 euros por acción, el mismo monto que ahora pide Emilio Saracho, pero al final nunca presentó una oferta formal.

El freno del BBVA se debió a que considera que cualquier acuerdo por debajo de ese precio podría desencadenar una ola de demandas por 2.500 millones de euros: estas estarían relacionadas con la ampliación de capital que el Popular emprendió en junio de 2016, en la que los inversores adquirieron acciones a 1,25 euros, y con el nuevo valor podrían argumentar que pagaron un sobreprecio.

Bankia también estaría en la carrera: cuenta con el efectivo disponible para la adquisición y presenta un exceso de capital tras el rescate estatal de 22.000 millones de euros en 2012. Si quisiera, Bankia podría obtener 4.000 millones para comprar al Popular y liberaría el camino para un traspaso de los activos tóxicos del banco de Saracho a la Sareb.