stop

Ya se puede retirar dinero de los cajeros con el teléfono. La expansión de los sistemas de pago móvil son el nuevo objetivo de la banca digital

Economía Digital con información de Help my Cash

Para fin de año se podrá retirar dinero de cualquier cajero del Santander con el móvil.

Barcelona, 16 de abril de 2017 (13:55 CET)

La tarjeta es la mejor aliada para salir de apuros, aunque más de una vez cualquier persona ha pasado algún sofoco por haberla dejado en su casa. El apego es grande, y el 84% de sus usuarios reconoce que no sale de su casa sin el valioso plástico, según concluye el Sondeo de Opinión del Consumidor realizado recientemente por la consultora Advanced para Visa España.

Pero en esos casos hay un nuevo aliado para solucionar el olvido: el móvil. Ya son cada vez más los bancos que ofrecen la posibilidad de sacar dinero con el smartphone desde un cajero automático. Esta posibilidad se suma a la tendencia, cada vez mayor, de pagar con el móvil en comercios.

El Sabadell permite sacar dinero de sus cajeros con el móvil

La última entidad en sumarse a esta nueva tendencia ha sido el Banco Santander, que desde el 6 de abril permite a sus clientes efectuar reintegros e ingresos sin necesidad de llevar encima sus tarjetas. Basta con disponer de un iPhone o de un smartphone con Android compatible con la tecnología contactless y acercarlo al terminal. La entidad ya cuenta con 1.900 cajeros en toda España, el 40 % del total, que incluyen esta tecnología, y para fin de año la tendrá instalada en 2.300 cajeros automáticos.

 ING Direct, BBVA y Laboral Kutxa también permiten operar en sus cajeros automáticos con las mismas claves con las que el cliente accede a la banca virtual, de manera que se puede sacar dinero prescindiendo del plástico. En el caso de BBVA y de Laboral Kutxa, por seguridad, la entidad envía un código por SMS al usuario que necesitará introducir en el sistema para concluir la operación.

Los SMS también sirven para obtener efectivo

El primer banco móvil de España, Imagin Bank, que tras un año de vida ya contaba con 90.000 clientes, también ofrece esta funcionalidad a través de su aplicación. El cliente, simplemente, accede a la aplicación del móvil, selecciona la opción “retirar dinero en cajero” y después indica el importe y el número de teléfono en el que quiere recibir el código de seguridad (puede ser el de uno mismo o el de otra persona si se quiere mandar el dinero a alguien).

Una vez realizado el proceso, se acude a un cajero automático de Caixabank (como muy tarde antes de la medianoche del día siguiente), se teclea el código recibido por SMS y se retira el dinero.

Muy similar es el servicio Instant Money que ofrecen Banco Sabadell y ActivoBank. Mediante la app se pude enviar dinero uno mismo o a un tercero con un SMS. El código recibido por mensaje de texto permite recoger el dinero en cualquier cajero de la entidad durante las siguientes 24 horas.

Hal Cash, un sistema compartido

Casi una decena de entidades nacionales están adheridas al servicio Hal Cash que ofrece a los usuarios la opción de enviar dinero a un tercero para que lo saque de un cajero automático –o enviárselo a sí mismo-. El proceso es muy sencillo. El emisor del dinero da la orden, para ello será necesario tener una cuenta corriente abierta en uno de los bancos adheridos a la red e introducir el número de móvil del beneficiario, el importe a transferir y una clave secreta escogida libremente que se tendrá que comunicar al receptor del dinero.

El beneficiario recibirá por SMS una segunda clave y solo tendrá que acudir a un cajero automático, sin tarjeta y sin necesidad de tener abierta una cuenta en el banco, e introducir su número de teléfono móvil, el importe y las dos claves. Este servicio es gratuito para quien retira el dinero y, en función del banco, también para quien lo manda.

La banca busca que los consumidores se adhieran a los pagos móviles

No solo es posible prescindir de la tarjeta de débito para sacar efectivo de un cajero, sino también para abonar una compra. Según el último Informe Ditrendia, en 2015 el 35 % de los españoles encuestados aseguró haber utilizado alguna aplicación de pago móvil y el 56 % esperaba hacerlo este año. Aunque la recepción de este tipo de pago ha sido algo fría, sobre todo por la falta de confianza que despierta, la banca sigue esforzándose en poner de moda los pagos a través del móvil, mediante la creación de carteras digitales o la entrega de stickers.

Aún queda un largo camino por recorrer en España para que los pagos a través del móvil se generalicen tanto como lo ha hecho el uso de las tarjetas, pero lo cierto es que ya se puede salir de casa sin una tarjeta de débito y sacar dinero y comprar en tiendas. Aunque, actualmente, solo un 3,3 % de los establecimientos españoles que aceptan el pago con tarjeta están adaptados al pagó móvil mediante la tecnología NFC, según el Barómetro de microempresas 2016 de Mastercard.