Airbus se expande en Australia: invertirá hasta 191M en biocombustibles junto a Qantas

Airbus y Qantas invertirán hasta 191 millones de euros para acelerar el desarrollo de una industria de combustibles sostenibles de aviación (SAF) local en Australia

Airbus. / EFE

Airbus y Qantas invertirán hasta 191 millones de euros -200 en dólares- para acelerar el desarrollo de una industria de combustibles sostenibles de aviación (SAF) local en Australia, en virtud de un acuerdo firmado este domingo por ambas partes y que tendrá una vigencia de cinco años con opción de prórroga.

La alianza, anunciada por los consejeros delegados de Airbus, Guillaume Faury, y de Qantas, Alan Joyce, se produce después de que el grupo aéreo australiano realizara recientemente al fabricante europeo un pedido multimillonario de aviones, tanto de pasillo único (A220 y A321XLR) como de fuselaje ancho (A350-1000), según ha informado Efe.

Qantas quiere que los combustibles sostenibles representen el 10 % de su combinación total de fuel para 2030 y el 60 % para 2050, ha señalado Joyce en una rueda de prensa en el marco de la 78 Asamblea General Anual de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Impulso a la industria local de biocombustible

La inversión prevista ayudará a poner en marcha una industria local de biocombustibles en Australia -actualmente Qantas está comprando SAF en Estados Unidos y Europa-y Joyce espera que aliente inversiones adicionales de los gobiernos y otras empresas y genere más impulso para la industria en su conjunto.

El máximo responsable de Qantas ha explicado que tiene mucho sentido para el grupo aéreo australiano poner capital en una industria de la que será el mayor cliente. «La industria de la aviación también necesita políticas adecuadas para garantizar que el precio de SAF baje con el tiempo, a fin de que los costes de los viajes aéreos no se incrementen», ha agregado.

«La industria de la aviación también necesita políticas adecuadas para garantizar que el precio de SAF baje con el tiempo, a fin de que los costes de los viajes aéreos no se incrementen»

Para Faury, el mayor uso de SAF daría un impulsor clave al objetivo de la industria de la aviación de alcanzar cero emisiones netas para 2050, pero «no podemos hacerlo sin sistemas industriales viables para producir y comercializar estas fuentes de energía a precios asequibles y cerca de centros clave en todo el mundo».

Esto es especialmente cierto para un país como Australia, que está geográficamente distante y depende en gran medida de la aviación para permanecer conectado tanto a nivel nacional como internacional, ha apuntado