Comparativa coche eléctrico vs gasolina: coste en euros cada 100 km recorridos

La diferencia en consumo y en coste de las dos opciones mecánicas

Desde hace ya unos años el número de modelos cien por cien eléctricos en nuestro país ha ido creciendo poco a poco. Cada vez son más las marcas que apuestan por mecánicas eléctricas puras para sus modelos.

Algunas como Peugeot optan por incorporar esta opción a modelos muy asentados como su 2008 y otras como Volkswagen optan también por lanzar una nueva familia de modelos eléctricos.

Con las cifras actuales de ventas de modelos de gasolina y modelos eléctricos, es más que evidente que en España aún son muchos los que siguen apostando por los motores de combustión. Entre otras cosas porque, al menos de momento, la red de puntos de carga no está tan actualizada ni extendida como en otro países.

Sin embargo, poco a poco el mercado de los eléctricos puros va creciendo. Y crecerá mucho más en los próximos años. Entre otras cosas porque, como bien podremos comprobar en esta comparativa, el coste por kilómetro es mucho menor.

La comparativa de consumo

Tomando como contrincantes el Volkswagen ID.3 Pro Perfomance, un eléctrico puro, y el Volkswagen Golf mHEV de 150 caballos, una versión con hibridación ligera, las cifras no pueden ser más claras.

Y es que los 100 kilómetros con el modelo cien por cien eléctrico salen a tan sólo 2,3 euros, mientras que la misma cifra de kilómetros con el modelo de combustión fija el coste en 6.4 euros.

La primeras unidades del ID.· comenzarán a entregar en el verano de 2020. Fotografía: Volkswagen AG

Si elevamos esa cifra a 10.000 kilómetros, vemos que el ID.3 gasta 230 euros en recargas de electricidad mientras que el Golf gasta 640 euros en carburante. Una diferencia que deja en muy buen lugar al modelo eléctrico. Y más si tenemos en cuenta que su rival es un Golf híbrido que puede presumir de tener un mejor consumo respecto a las versiones de gasolina puras.

Evidentemente los modelos eléctricos puros son más caros, pero, a la larga, sumando las ayudas del Gobierno, el coste de mantenimiento (menor en el caso de los eléctricos) y el consumo, ir a por un modelo eléctrico es una elección muy acertada.