El Corte Inglés vende el mejor vino del mundo de 2020: 112 euros la botella

Si buscas cuál es el mejor vino de 2020 para amenizar tus comidas navideñas, lo encontrarás en El Corte Inglés

Si querido/a lector/a. El Corte Inglés tiene el que, según la revista Wine Spectator, es el mejor vino del mundo de este desafortunado 2020 que estamos a punto de despedir. Y atención, porque es español.

Se trata del Castillo Ygay Gran Reserva Especial 2010 de las bodegas de Marqués de Murrieta, con D. O. Rioja. Un vino del que se han elaborado 7.500 botellas y que obtiene una puntuación de 96 sobe 100 en el ranking elaborado por la mencionada publicación. Y lo puedes comprar en El Corte Inglés por 112 euros. Un vino con el que, sin duda, quedarás como el mejor anfitrión o invitado estas fiestas navideñas.

Castillo Ygay Gran Reserva Especial 2010 de las bodegas de Marqués de Murrieta

El mejor vino del mundo en 2020 es español y está en El Corte Inglés

El Castillo Ygay Gran Reserva Especial 2010 se sitúa en lo alto del listado Top 100 Wines 2020, los Mejores Vinos del Mundo en 2020. De hecho, es el único vino español en el top 10. Y para otorgarle esta distinción, la revista ha tenido en cuenta más de 11.000 vinos de todo el mundo procedentes de países como  Francia, Italia o Estados Unidos.

Este vino ha sido elaborado en una parcela de 98 acres plantada en 1950 y solo se produce cuando la cosecha es de primera calidad y recibe el distintivo de “excepcional”.

Castillo Ygay Gran Reserva Especial 2010 de las bodegas de Marqués de Murrieta1

Un D.O. Rioja de 2010 que “es lo mejor en lo que va de siglo”

Tal y como explica la revista Wine Spectator, este vino “es un coupage mayoritariamente de Tempranillo, que se envejece en barricas de roble americano, con un pequeño porcentaje de Mazuelo, que envejece en roble francés. El vino se madura durante una década en la bodega de la bodega antes de su salida al mercado. La añada de 2010 es la mejor de Rioja en lo que va de siglo”.

Según la cata, la publicación define que obtiene un “elegante abanico aromático en el que el aporte frutal de la fresa y frambuesa madura se ve ensalzado con aromas de clavo y nuez moscada, hojas de té, cueros finos y grafito. En boca, se trata de un vino profundo, fresco y refinado; con un largo final y taninos aterciopelados. Si hay algo que destaca en este vino, es sin duda el impecable equilibrio entre todos y cada uno de sus componentes”. Y según los catadores, “este vino debe beberse bien durante décadas”.