El escritorio más vendido de Ikea cuesta 69 euros (y tiene prácticamente de todo en el mínimo espacio posible)

Septiembre está a la vuelta de la esquina e Ikea tiene todo lo necesario para empezar con buen pie con el escritorio más práctico

Con septiembre a la vuelta de la esquina, todas las marcas, cada una en su ámbito, se vuelcan con el regreso a las aulas y a la oficina. Ikea es una de las que ha dado el primer paso con unos fantásticos productos ‘top ventas’ con los que intenta ahorrar espacio para aquellas casas pequeñas, entre estos se encuentra un maravilloso escritorio que te enamorará a primera vista.

Sin duda, desde el confinamiento, este mueble de la casa ha sido uno de los más utilizados. Ahora muchos adultos trabajan desde casa y los niños tienen que hacer sus tareas en su habitación, por eso, un escritorio es indispensable en cualquier hogar.

Se trata del escritorio Micke con unas medidas de 105×50 cm, ideal para aquellas habitaciones con espacio reducido. No ocupa demasiado y tiene todo lo necesario para trabajar de forma cómoda y práctica.

Está disponible en cuatro colores diferentes, el que más case con tu dormitorio. Actualmente cuesta 69 euros y es el más vendido de todos los modelos. Su sencillo diseño combina con absolutamente todo.

Características del modelo de escritorio más vendido de Ikea

Como podemos ver en la imagen cuenta con un amplio hueco para la silla y un cajón rectangular muy amplio en el que poder guardar, por ejemplo, el ordenador portátil o el teclado y el ratón del de sobremesa.

Al otro lado dispone de otros dos cajones. Uno más pequeño en el que poder guardar material de trabajo, como pueden ser hojas, y otro mucho más alto con varios estantes para colocar cosas. Mide 75 centímetros de altura.

Puedes elegir un modelo neutro, como el blanco, un color negro, o algunos que le den un toque de modernidad a la habitación con líneas rojas y con un tablero en la parte superior donde poder jugar a las damas o a la ajedrez, incluso montarse una partida de ping pong al acabar de estudiar.

«Un look de líneas sencillas que queda bien en cualquier parte. Se puede combinar con otros escritorios o módulos de cajones de la serie MICKE para tener más espacio de trabajo. El práctico diseño de la parte posterior permite ocultar los cables», detallan desde la web de Ikea.