Lidl agota sus panificadoras en tiempo récord por el coronavirus

La marca de supermercados Lidl ha vendido 7.000 panificadoras en una semana, agotando sus existencias en la mitad de tiempo de lo que sería habitual

Hacer repostería es uno de los entretenimientos favoritos de los españoles durante la cuarentena por el coronavirus. De hecho, los estantes de los supermercados y los estudios lo avalan. Es habitual ver huecos en los estantes de levadura y harina, mientras que un estudio de Nielsen destapó que las ventas de harina habían crecido un 130% desde que se inició el confinamiento.

La moda de hacer pan, concretamente, ha hecho que se dupliquen las ventas de la panificadora de Lidl. De hecho, se han vendido 7.000 unidades en una semana agotando sus existencias y a pesar de que los clientes no pueden acceder a las tiendas físicas a adquirirla. Además de la panificadora, se están vendiendo muchos robots de cocina, moldes de repostería y batidoras amasadoras, sobre todo, según señalan desde Lidl.

Las unidades de la panificadora nunca se habían agotado tan rápido, a pesar de que la marca relanza el producto cada cierto tiempo y suelen agotarse todos los artículos en pocos días. De hecho, Lidl concentra la venta de los aparatos electrónicos apenas dos o tres veces al año, optando en su estrategia por no venderlos de forma constante.

Con una venta concentrada en el tiempo, la cadena de supermercado ahorra espacio con aparatos que ocupan grandes espacios en los pasillos y que no justificarían su presencia si todos estuviesen en los lineales constantemente. En España, Lidl ya ha triunfado con la heladera, la panificadora, el robot de cocina, la máquina de coser y la máquina de hacer waffles. Todos incluyen instrucciones y recetas.

Ventas exclusivamente online

La cadena de supermercados abre sus centros únicamente con la opción de vender alimentos. Eso hace que muchos de sus productos, como la panificadora, solo estén disponibles online. “Hemos experimentado un crecimiento en ventas en categorías como artículos de hobby y algunos productos de belleza”, añade la empresa al periódico El Mundo.

Durante el confinamiento, las mayores ventas son para los artículos de bazar de sus marcas propias: “Se venden artículos de temáticas muy afines a las necesidades del consumidor en estas semanas de confinamiento, como los de deporte en casa, manualidades, bricolaje, pintura y jardín”. Algo que se agotó muy rápido, por ejemplo, fueron los artículos relacionados con el yoga. La hidrolimpiadora de 2400W de Lidl está siendo un hit de ventas, así como los artículos de costura, los dosificadores de jabón o el tensiómetro multifunción.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.