Lidl, Carrefour, Mercadona ¿Quién ofrece la mejor comida para llevar?

El foodservice cada vez es más consumido y las principales marcas de distribución tratan de liderar la batalla pero, ¿quién ofrece la mejor solución?

Cada vez son más los estudios que apuntan a que cocinar será cada vez más una afición reservada para momentos especiales y que los platos preparados para llevar se están llevando los clientes del sector de la restauración. Anteriormente, no se podía comer fuera de casa a menos que se fuera a un bar o un restaurante. Y para comer en el trabajo era necesario traer un tupper preparado de casa o calentar en el microondas algún plato congelado.

Las tendencias, a día de hoy, han cambiado y el mercado ha creado una batalla entre los supermercados para liderar el “foodservice” cada vez más aceptado y consumido por la población. Concretamente, la comida lista para comer ha crecido 2,5 veces más, o lo que es lo mismo, seis puntos por encima de la media del conjunto del gran consumo, según un estudio de la consultora Nielsen. Sus cifras apuntan que tres de cada diez consumidores compran comida preparada en supermercados que cuentan con este tipo de oferta.

Otro estudio de la asociación Aecoc de fabricantes y distribuidores señala que ya son un 56% los consumidores que compran platos listos para consumir por falta de tiempo, sobre todo en las ciudades, pero también entre jubilados, que ven en el supermercado una opción cercana y a precios asequibles con recetas como la de la imagen.

A continuación, analizaremos cuál de las tres cadenas más conocidas que ofrecen soluciones “listas para llevar” es la más merecedora de llevarse la clientela por sus méritos: Mercadona, Carrefour o Lidl.

Las oferta de Mercadona de “Listo para comer”

Mercadona ha sido de las más recientes en incorporarse en este mercado con su nueva línea de productos “Listo para comer”, en la que se pueden encontrar todo tipo de platos, por lo que ha conseguido un crecimiento en el volumen con un porcentaje del 67 por ciento. Entre su amplia oferta que cuenta con una calidad más que contrastada, la cadena de supermercados de Juan Roig ofrece productos de todo tipo: croquetas, lasaña, tortillas de patatas, fideuá, paellas, pescados, hamburguesas, postres,… Por lo que se convierte en una de las mejores alternativas.

Sin embargo, dependerá de la suerte el encontrar un Mercadona donde se disponga de este stand de comida preparada, dado que no todas disponen de él. De todos modos, la marca valenciana tiene una buena alternativa: sus neveras con unos cuantos platos preparados de gran calidad a un precio realmente atractivo.

¿El sabor de los platos preparados de Mercadona supera a los productos de Carrefour o de Lidl? Es bastante difícil de decir, ya que las tres marcas ofrecen productos de gran calidad a bajo precio. Pero hay un detalle a tener en cuenta, y que marca mucho la diferencia. Es mucho más fácil encontrar un Mercadona que un Carrefour, por ejemplo, lo que hace más probable que se encuentre uno cerca del puesto de trabajo. Y eso es un punto a favor de la firma valenciana.

La oferta “foodservice” de Carrefour vs la de Lidl

A nivel de calidad de producto, Carrefour no tiene nada que envidiar a Mercadona. Incluso tiene un par de ventajas. La variedad de productos es superior en Carrefour y además dispone de varias mesas y sillas en el local que facilitan enormemente su consumo. Esto supone una mejora dado que permite al evitar comer en la mesa de la empresa o incluso en la propia oficina.

Lidl acaba de lanzar en España su nueva apuesta en precocinados para consumo inmediato a través de catorce platos, ocho calientes y seis fríos, elaborados artesanalmente con productos de proximidad y que se unen al surtido de precocinados que ya ofrecía. La presentación se realiza en unos expositores en la zona “caliente” de las tiendas, en las que también ofrecen los horneados.

La conveniencia, comodidad y unos precios que son los más bajos del mercado, son el principal atractivo que exhibe la cadena. Los precios que van desde los 1,19 euros de dos tipos de hamburguesas recién hechas (la clásica cheeseburger y la BBQ Beef Burger), a los 2,99 de la paella.

También se pueden comer caliente recetas clásicas made in USA, como nuggets de pollo, alitas picantes o “wraps” de falafel, entre otros. Para solo calentar en el trabajo o el hogar, el consumidor puede adquirir albóndigas a la jardinera, croquetas de jamón ibérico, risotto de setas, macarrones a la boloñesa y paella, además de platos fríos como la ensaladilla o el famoso guacamole de la firma.

“Listo para comer” está ya disponible en cuatro puntos de venta de la Comunidad de Madrid (Moratalaz, García Noblejas en la capital, Coslada y Alcorcón) y la oferta se expandirá durante 2020 a otras tiendas del resto de España, tanto en las nuevas que se inauguren, a un ritmo de 30 anuales, como en las que se reformen. A pesar de que la oferta todavía es limitada y que tampoco dispone de mesas ni sillas para comer, los consumidores encontrarán el Lidl una gran alternativa por sus precios y la calidad de sus platos.