Abengoa pide a los acreedores que no insten la quiebra hasta octubre

stop

La multinacional busca ganar tiempo ante la eventualidad de que no llegue al 75% de las adhesiones al plan de rescate

Los bonistas de Abengoa, entre la espada y la pared

Madrid, 18 de marzo de 2016 (09:25 CET)

Abengoa se cubre las espaldas ante lo que pueda suceder con el proceso de adhesión de los acreedores al plan de reestructuración presentado. Por eso, les ha pedido que firmen un contrato de espera o standstill de siete meses, hasta octubre, por el que renuncian a activar cláusulas de impago que conduzcan a la resolución o vencimiento de sus financiaciones, según el comunicado remitido por la multinacional sevillana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La petición se dirige, por un lado, a los titulares de once emisiones de bonos (en dólares y en euros) por un importe total cercano a los 4.500 millones de euros.

Adhesiones y homologación judicial

El plazo límite que tienen los bonistas para adherirse a este compromiso de prórroga es el próximo 23 de marzo, aunque cabe la posibilidad de que se amplíe. La petición también atañe al resto de acreedores financieros, que tienen de plazo hasta las 14 horas del domingo 27 de marzo.

Una vez suscrito el contrato de standstill por los diferentes acreedores financieros, Abengoa procederá, tras la acreditación de la obtención de las correspondientes mayorías previstas en la ley, a solicitar la homologación judicial de conformidad con lo previsto en la Ley Concursal española, de formaque se extiendan los efectos del contrato a todos los acreedores, incluidos aquellos que no hubieran suscrito.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad